jueves, 18 de julio de 2013

LAS MUSAS DEL HIMALAYA

Las arrojadas miradas de espanto
de las musas con vestido de fiesta,
insistentes van acuciando los versos
como el clamor de aquellas hojas secas
que crujen sobre los suelos otoñales
bajo la lluvia que cae y no cala.

Pero riza el pelo y aprieta labios
desenfocando la imagen del sueño
y quebrantando la razón sensible
de los huecos fatuos de algunas nubes
con el dolor de las solas palabras.

El poeta canta con voz desnuda
en tonos agudos del arpa viento,
recordando recuerdos que atesora,
incapaz de escribir otro poema
sobre el blanco Himalaya de su mente.

© Luis Vargas

8 comentarios:

  1. El poema me resulta muy bien, amigo; pero, me aurgen dudas con la palabra "tesoro".

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. No sé, no es la palabra en sí; es su posición...claro, si dices "arpa viento", bien entiendo " recuerdos tesoros"; dándole el mismo sentido —o interpretación—. Si esa es la idea; no guardo dudas.
    Pero es que acostumbras puntuar y llevar los tiempos...si utilizaras "recuerdos tesoros".
    Esto en otros, no me llamaría la atención. Nada, yo la pondría en plural: tesoros. Dime?
    Abrazos
    (He tenido que borrar dos veces el comentario; porque ando como loco, jugando a los barquitos...y estoy más obtuso que de costumbre

    ResponderEliminar
  3. Sí, ya veo que borraste dos veces sin eliminar los mensajes que no valían y los tuve que eliminar yo. El caso es darme más trabajo...¡por Dios, por Dios!

    Ale, mira ahora el poema haber si te gusta así mejor. No he puesto "los recuerdos tesoros" porque eso no pega ni con cola. He puesto otra cosilla parecida ayudándome de la gramática simplemente.

    ResponderEliminar
  4. Pues, me resulta estupendo. Tienes un sentido del ritmo...bien pudes tocar la gaita o las panderetas.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  5. Gracias amigo, no esperaba menos de tu comprensión. Yo suelo tocar las castañuelas y chistu

    ResponderEliminar
  6. Bien te verías tocando las castañuelas, eh? De bailaor en una rumba flamenca...pienso, que hasta el difunto Gades, se levantaría de su tumba en la Sierra Maestra; si señó!

    ResponderEliminar
  7. Son musas de altura... con el frio que hace por esas cumbres y el blanco virgen que presentan, bordan poemas.

    Besos

    ResponderEliminar