martes, 2 de julio de 2013

CUCURRUCUCÚ, PALOMA

Me gustaría contar
mis experiencias
más relevantes,
sin narrar los hechos,
sino sólo las impresiones
de lo que vivo

tomar en mis manos
las ilusiones
y examinar cuales
son viejas o nuevas

cuales son realidades
o sueños
y tirar al cubo de los plásticos
todas las que no sirven
para reciclarme la vida

bajar en el ascensor
a la planta baja
salir a la calle
y gritar
¡eeeh, que estoy aquí!

y si no me sigue viendo nadie
tener por cierto
que soy un fantasma
sin realidades
ni sueños

la certeza no es siempre
la verdad,
sino la confabulación
de los campos magnéticos
que hay
entre ser y querer ser
lo que hay
entre la incertidumbre
de la materia
que se transforma y no muere
sin saber nunca
en que se va a transformar

¡viva el gen
de la imbecilidad poética!


© Luis Vargas

5 comentarios:

  1. Me resuilta muy bien el poema, amigo.
    Fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. A mi también, muchas gracias. El problema es saber en qué pensaba y sentía cuando escribí esto esta mañana. Y que ha pensado y sentido el que lo lee.

    ResponderEliminar
  3. La lectura te atrapa. A mi me llega el deseo por hacerse entender, que la gente escuche y que surja la comprensión. El encabezado del poema y su final (me ha sacado una carcajada), pareciese expresar locura, pero hay mucha verdad racional, desde su principio hasta el final.

    El pleonasmo que utilizas:

    bajar en el ascensor
    a la planta baja
    salir a la calle...

    no sé si será intencionado, pero creo que no es necesario pues no añades nada nuevo y la intención de bajar, se desarrolla saliendo a la calle.

    Por lo demás, me ha gustado mucho, me he sentido reconocida.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, es que tu puedes bajar en el ascensor y quedarte en la planta 3ª (planta tercera, lencería y complementos...dice una voz) o llegar a la planta baja, quedarte en ella (planta baja, Complementos de Moda: Bolsos, Marroquinería, Joyería, Bisutería...dice una voz) o salir a la calle. La acción de bajar no se desarrolla saliendo a la calle, pues puedes bajar y volver a subir porque se te han olvidado las llaves encima del piano, o para distraerte. También puede ser que quieras hablar un ratito con la portera que cuenta chismes y divierte, o simplemente, esperas a que pase una oportunidad en el portal...(sin salir a la calle) Salir a la calle es la consecuencia del entramado de la vida que te empuja a irte de tu hábitat pasando por la planta baja previamente, sin lo cual es imposible, o seguir bajando al sótano-garaje a buscar el lamborgini que te regaló tu anterior marido después del divorcio como compensación por las labores recibidas o, simplemente, abrir el trastero, coger la escopeta y descerrajarle dos tiros al primer político que pase por allí...¡¿qué se yo?! no sé si es un pleonasmo o un retruécano, pero tenía necesidad de ir despacio, bajar piso a piso, llegar al bajo, abrir las puertas del ascensor, y con paso lento buscar la puerta de salida del edificio que da a la calle. ¿comprendes?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí, sí, menudo paseo por el corte inglés que me has dado.
      jajaja

      Eliminar