viernes, 12 de septiembre de 2014

LA NOCHE Y SUS CRIATURAS



La madrugada
sus entidades de indiferencias
Los muchachos de la esquina
narcotizando su regocijo
El criminal que cruza el parque
cubierto como un vampiro en acecho
y el tiempo que se extiende
en la angustia de las víctimas

Es la hora del suicidio
y de los estremecimientos
A los tragos del relente cianúrico
se perfora la decencia
y la piedra en la honda de David
es insignificante para la lengua
del gigante que sondea los esófagos
quebrando los dientes filosos del albur
en las duras bocas de los contradicentes

Pichy

10 comentarios:

  1. Este poema es una composición extraña porque los versos no tienen coherencia de continuidad y pareciesen estar escritos a salto de mata, como gazapos que huyen de algún cazador.

    En las madrugada,

    los muchachos de la esquina

    parecen entidades de indiferencia

    que narcotizan su regocijo

    como el criminal que cruza el parque

    cubierto como un vampiro en acecho

    y el tiempo que se extiende

    en la angustia de las víctimas

    ResponderEliminar
  2. Debe de ser porque no tiene puntuación.Sí, la idea es de pinceldas sueltas. Debes puntuarlo a tu gusto al leerlo. No sé si así

    La madrugada,
    sus entidades de indiferencias,
    los muchachos de la esquina
    narcotizando su regocijo,
    el criminal que cruza el parque
    cubierto como un vampiro en acecho,
    y el tiempo que se extiende
    en la angustia de las víctimas:

    Es la hora del suicidio
    y de los estremecimientos,
    a los tragos del relente cianúrico
    se perfora la decencia,
    y la piedra en la honda de David
    es insignificante para la lengua
    del gigante que sondea los esófagos
    quebrando los dientes filosos del albur
    en las duras bocas de los contradicentes

    ResponderEliminar
  3. Así está mejor, pero sigue sin gustarme. Lo siento

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tienes porqué sentirlo, amigo. No tiene porqué gustarte. Muchas gracias + Abrazos

      Eliminar
  4. Creeo que este poema comienza con una enumeracion, muy larga, de hechos catatónicos a los que le falta introducir la segunda estrofa para una mejor comprensión, y ritmo. Te pongo un ejemplo, que seguramente no sea el más apropiado.

    La frialdad de la madrugada,
    marca la hora del suicidio
    y de los estremecimientos.

    Los muchachos de la esquina
    narcotizan su regocijo,
    a tragos del relente cianúrico

    Se perfora la decencia.

    El criminal cruza el parque
    cubierto como un vampiro en acecho,
    y el tiempo se extiende
    en la angustia de las víctimas...


    La piedra en la honda de David
    es ínfima para la lengua
    del gigante, que sondea los esófagos,
    quebrando los dientes filosos del albur
    en las duras bocas de los contradicentes.

    Contradicentes, no logro encontrar significado, aunque me hago una idea.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias, amiga. Noto tus observaciones y propuestas, que me resultan atinadas.
    Bien lo describes, amiga. Uso de la catatonia, con toda intención, porque deseo una introducción caótica —tal me vino a la mente—. No tengo la menor intención de que el lector comprenda...no quiero contarle nada: sólo quiero expresar pensamientos y sensaciones.
    Pienso, y propongo, debemos profundizar en este tema de la comprensión y el entendimiento en los poemas. Les confieso, que a veces, llevado por vuestros gustos —o formas—, me siento en la obligación de escribir con claridad...y noto como el intento de poema, pierde emoción y espontaneidad; aunque gane en la aprobación de UDs.
    Leyendo las recomendaciones de Luvar, me he dado a leer ensayos y críticas sobre poesía. Especialmente los escritos de Enrique Saínz —considerado uno de nuestros mejores críticos, aunque, no es poeta— y los de Víctor Fowler —por ser poeta de mi preferencia; aunque a veces me cuesta trabajo entender sus valoraciones—.
    Entonces me viene a la mente un fragmento, de una respuesta de Lezama a Jorge Mañach, que dice no entender sus poemas:
    “entender o no entender carecen de vigencia en la valoración de la expresión artística”
    Pues, les propongo discutir al respecto, darle taller a este asunto, y, a los conceptos de Octavio Paz —del que algo estoy leyendo, y con el que me identifico con facilidad—.
    Claro, esto es si UDs están de acuerdo con la propuesta. Porque no caben dudas: hay teóricos que llaman a la claridad, otros a la emoción, otros defienden el hermetismo y el intimismo, y así se va formando ¨una lucha de contrarios¨—en el sentido filosófico—, donde, al menos yo, me voy perdiendo. Además, noto que las interpretaciones de algunos versos de insignes poetas, vienen marcadas, por interpretaciones dadas por un primer crítico —de +- reconocido prestigio—, y que todos van siguiendo, repitiendo como si el propio autor, se las hubiera confesado.
    Qué dicen…discutimos o no, el asuntito?
    Besos, Bego.

    ResponderEliminar
  6. Todo poema expresa pensamientos y sentimientos motorizados por las sensaciones, pero insisto, hay que hacerlo con palabras y modos verbales, por lo tanto, el poema exige, coherencia lingüística o gramatical y todos los versos deben enlazarse de alguna manera, porque si yo escribo:
    mierda
    estuve en el mercado y compre pepinos
    ser o no ser
    y si pienso luego existo
    el burro lleva las aguaderas
    duelen los colores uniformes
    amor, amor, amor,
    siempre la luciérnaga
    encandila mi mente.

    Pues a lo mejor, ni quiere decir nada, ni es un poema sudado, estructurado, guiado, pensado, sentido y bien escrito. ¡O a lo mejor sí!
    Pero aquí nadie obliga a nadie a escribir con claridad, es el espíritu el que obliga a tener claridad contra el caos. Y el lector también obliga. La locura es una cosa de locos.

    ResponderEliminar
  7. Hombre, tú siempre con tu afable decir!
    Nadie habla de obligaciones, amigo. Bego me da una idea muy buena...pero cambia el sentido del poema —aunque, la tengo muy presente; por si me convenzo de que no logré el poema—. Si insisto es porque me queda la duda, porque sigo pensando que es entendible, porque, hasta en la narrativa, existen cuentos y novelas, que comienzan ambientando la escena con pinceladas...que pueden, a primera vista parecer incoherente...cuántos ejemplos pudiera presentarte! Pero, no es el caso. Lo que quiero es lograr interiorizar el tema, porque de resultarme como dices, tengo que dar un paso atrás, y recomenzar a asimilar algunas cosas que tenía por dominadas —incluso tratadas en el curso de escritura creativa—. Vamos despacio:
    La madrugada,
    sus entidades de indiferencias,
    los muchachos de la esquina
    narcotizando su regocijo,
    el criminal que cruza el parque
    cubierto como un vampiro en acecho,
    y el tiempo que se extiende
    en la angustia de las víctimas:
    HASTA AQUI, UNA ENUMERACIÓN DE ACCIONES QUE OCURREN AL REGUARDO DE LAS SOMBRAS la madrugada es un tiempo de indiferencia —porque, la mayoría duerme—/ en la noche, al menos acá, se ven los muchachos en las esquinas, grupos, fumando y/o bebiendo y/o consumiendo drogas —creo que es así en todo este mundo—/ la noche es horario de faena, más común, para todos los criminales —asaltadores, ladrones, etc—/ en la noche todas las víctimas sufren más, el tiempo ¨se hace lento¨—si te dan ina puñalada a las 1200 encontrarás quien te lleve hasta un médico, o llame a emergencias, ahora, esa misma puñalada a las 0300 la sufrirás mucho más, y difícilmente encontrarás ayuda.
    AHORA FÍJATE QUE ESTA PRIMERA ESTROFA, TERMINA EN DOS PUNTOS Y APARTE, lo que crea un nexo con la 2da.
    Es la hora del suicidio
    y de los estremecimientos,
    ASEVERACIÓN MUY REAL
    a los tragos del relente cianúrico
    se perfora la decencia,
    METÁFORA BIEN CLARA —sabemos que de noche, todos nos relajamos un poco...y muchos olvidan hasta la decencia—
    y la piedra en la honda de David
    es insignificante para la lengua
    del gigante que sondea los esófagos
    quebrando los dientes filosos del albur
    en las duras bocas de los contradicentes
    YA ESTOS ÚLTIMOS VERSOS SON ALGO HERMÉTICOS; mas, si te detienes en ellos puedes deducir, que David con su honda logró vencer a Goliat, pero aquí en esta lucha, resulta insignificante —lo que quiere decir, al simple análisis, que hablo de una lucha mayor que la de David—. Deducirás, por igual, que este Gigante tiene el poder de saber lo que dices, de tapar las bocas, rompiendo los dientes de los que le contradicen...qué gigante tiene ese poder? Aquí, allá y acullá, ése gigante se llama Estado.
    No has notado enumeraciones, por ej, en la poesía de Lorca...Verde que te quiero verde
    Romance sonámbulo
    Verde que te quiero verde.
    Verde viento. Verdes ramas.
    El barco sobre la mar
    y el caballo en la montaña.
    Con la sombra en la cintura
    ella sueña en su baranda,
    verde carne, pelo verde,
    con ojos de fría plata.
    Verde que te quiero verde.
    Bajo la luna gitana
    las cosas la están mirando
    y ella no puede mirarlas.
    Verde que te quiero verde.
    Grandes estrellas de escarcha
    vienen con el pez de sombra
    que abre el camino del alba.
    La higuera frota su viento
    con la lija de sus ramas,
    y el monte, gato garduño,
    eriza sus pitas agrias.
    Pero ¿quién vendrá? ¿Y por dónde...?
    Ella sigue en su baranda,
    verde carne, pelo verde,
    soñando en la mar amarga.
    VIENE LA GUARDIA CIVIL!
    Ahora te pido que respires profundo, te llenes de paciencia...y no dejes de responderme. Tienes que iluminarme! No te rindas, te lo he dicho: conmigo te queda mucho trabajo, que no asimilo con la velocidad que quisiera...y, no expresarte con toda sinceridad lo que pienso, sería un insulto a tu esfuerzo.
    Fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  8. Yo sólo me he atenido a tus propias palabras:
    " llevado por vuestros gustos —o formas—, me siento en la obligación de escribir con claridad...y noto como el intento de poema, pierde emoción y espontaneidad;"

    Pero vale. Conforme.

    ResponderEliminar
  9. Sea, amigo. Sigue sin convencerte; seguiré dándole taller.

    Abrazos

    ResponderEliminar