martes, 16 de septiembre de 2014

Retomando el verso

EQUILIBRIO 

En los momentos de júbilo,
siempre hay un psicópata
aguardando, con la escopeta
que jubila el instante.

No, no es desazón. Eso sería un aperitivo
frugal, en el plato de la subsistencia;
lo más sencillo es pensar,
que el desequilibrio, equilibra la balanza.

La total inclinación hacia el bienestar,
puede ser peligrosa.
La total inclinación hacia el infortunio,
es mortal.

Begoña M. Bermejo



8 comentarios:

  1. Buena reicorporación, amiga. El poema me ha gustado mucho. Se justifican las fuertes consonancias ¨tal¨, porque cumplen el objetivo de puntualizar la idea. Estupendo!

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Gracias, amigo. Lo cierto, es que compartí sin revisar, por eso la rima es inoportuna, aunque tu quieras adecuarla al texto.
    Creo que así está mejor:

    En los momentos de júbilo
    siempre hay un psicópata,
    aguardando con el rifle
    que jubila el instante.

    No, no es desazón, eso sería un aperitivo
    exiguo, en el plato de la subsistencia,
    Lo más sencillo es suponer,
    que el desequilibrio, equilibra la balanza.

    La total inclinación hacia la dicha,
    puede ser peligrosa.

    La total inclinación hacia el infortunio,
    es mortal.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, no niego que pueda estar mejor lo cambiado, amiga. Ahora, esas rimitas estaban disueltas y para nada me molestaron.
    Sólo me referí, literalmente, a las de la estrofa final, esos ¨tales¨ que cumplen muy bien sus objetivos de resalte —aunque, ahora rompes la estrofa, dividiéndola en dos—
    Pienso, que es bien logrado poema, y, cuando el poema está logrado, casi siempre admite sus variantes. Vaya, tienes que Luvar fue a la playa, lo más seguro indicado por el médico, pero de todas formas sigue siendo un amante de la campiña y el fresco de las montañas, que poco gusta del sol y la salinidad de las aguas de la mar.
    En fin, me sigue resultando un poema estupendo.
    Parabienes + Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Está mejor el segundo, sin duda, pero la coma del 2º verso no es necesaria y casi importuna al ritmo.

    Y es verdad que los momentos de júbilo en España (por no decir el mundo) son demasiado efímeros y todos los viernes hay alguien que los chafa, pero el desequilibrio no equilibra nada, porque es desequilibrio. La dicha, según se entiende en su amplia acepción, no debe ser peligrosa, sino equilibradora de la balanza del bien y del mal. Lo que está ocurriendo es que los explotadores poderosos, los estafadores, han llevado
    a los pueblos a la depresión y no tenemos palabras ni versos de júbilo: todo está demasiado oscuro. Y no nos damos cuenta que, un évola, una vesícula mal tratada, un infarto, en cualquier momento te puede quitar el poder y la gloria mundana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que estar loco (desequilibrado) para equilibrar este mundo.

      Eliminar
  5. Oye yo cambiaría alguna palabra y algunos versos de este poema, ahora que lo he leído nuevamente:

    En los momentos de júbilo
    siempre hay un psicópata,
    aguardando con el arma
    que jubila el instante.

    No, no es desazón,
    eso sería un exiguo aperitivo
    en el plato de la subsistencia.

    Lo más sencillo es suponer,
    que el desequilibrio, equilibra la balanza.

    La total inclinación hacia la dicha,
    puede ser peligrosa.

    La total inclinación hacia el infortunio,
    es mortal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oigo, amigo. Si TÚ lo cambiarías, YO acepto esos cambios.

      Besos y gracias

      Eliminar
  6. Gracias por tu deferencia, pero debes hacer lo que te parezca mejor, no porque yo lo cambiara, sino porque tú entiendas que se debe cambiar para mejorarlo. Gracias

    ResponderEliminar