jueves, 11 de septiembre de 2014

DE LO QUE ME HIERE Y SALVA



Las emanaciones las entregas 

el abolengo que asumen las imágenes

dentro de estos versos rabiados,

lo clandestino de las madrugadas 

en que los escribo

bajo el impulso de las cenizas

que soplan ingratos jaguares 

—avergonzados por la cobardía de habitarme—

hacen las partituras de las sangradas letras

donde me salvo herido de deudas.



Rujo fragmentadas jergas de marasmos indecibles

crujiéndome los ojos ante los espejos

que reflejan las almas de los mendigos sin rostros  

con la roña que me desdice cada noche 

cuando me destrozo contra los dioses del silencio.

Pichy

21 comentarios:

  1. Los comprendo, amigos. Sé que se han quedado sin habla, ante esta obra de alto vuelo poético...pero, de todas formas —cuando logren sofocar la emoción— me gustaría recibir sus elogios; solo por el estímulo, claro esté.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Eres un cachondo¡ ¿cachondo e España, persona que sabe reírse de todo o le saca punta a las cosas con ironía)

    Mañana lo comento que me voy a cenar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, soy un cachondón con los amigos, claro que sí. Tú no demoras la cena nunca...no las he contado; pero, cada vez que tienes que dejar un chat, etc, alegas almuerzo o cena,jajaja. Bno, puede ser la diferencia de horario, claro que sí. Es que tengo que inventarme cualquier cosa para traerte a cumplir tus deberes profesorales. Abrazos

      Eliminar
    2. Mis comidas y cenas son sagradas por aquello de mi no-vesícula ¿capiscas? y piensa que tenemos 7 horas de diferencia, o sea, que si yo salgo de aquí para allá a las 7 de la tarde tendría que volver a vivir las 7 de la tarde allá. Es como un viaje en el tiempo.

      Eliminar
    3. Sí, pero desde que te sacaron la carretilla llena de piedras no chateamos...tus comidas son sagradas ha mucho. Tenemos 6 hrs de diferencia —aun mantienen el horario de verano—.
      Mira como ando corto de tiempo, y tú eres mucho más entendido en estas cosas; por qué no me haces el fvr de bajar de la red y enviarme por email lo más interesante sobre el Templo de Jerusalem, su construcción, etc, que María acaba de pedirme por tlf que le lleve escritos al respecto?

      Eliminar
  3. (BRAVO, BRAVO, SÍ SEÑO!!! Lástima que no se puedan oir los aplausos)
    Me gusta el alivio personal, su justificación poética, pero me falta puntuación. Creo que en este caso, por lo personal del tema, las pausas, aunque visibles, se han de acentuar por el autor.
    De las rimas, he aprendido gracias a ti, a no tenerlas alergía siempre. Pero noto que en este poema (primera estrofa) son demasiadas y no las veo justificadas.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, amiga (es que tengo que ingeniármelas, para atraer al Señor hacia algunos escritos —bien sabes, que poco gusta mirar atrás, lo de él es: suma y sigue). Noto tus observaciones, sí, que tiene sus asonancias. Pienso, que por suerte, La 1ra estrofa soporta todos los cambios que sean necesarios, sin dañar la esencia del pretendido poema. Bien, a tu luz, le daré taller.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Como poema de emociones sin sentido gramatical -y a veces semántico- está muy bien, pero yo, por lo menos le pondría comas, a ver si así, comiéndolo, lo podemos tragar.

    ResponderEliminar
  6. Bien, le pondré su pautas. Ahora, me ha dado por eliminar las puntuaciones...pienso, que por emitación e influencia de poetas jóvenes, que últimamente he leído...y se cag...en la gramática, la sintaxis y, hasta en la RAE; dejando que el lector paute a su ritmo y entienda como le convenga.
    Gracias + Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A los jóvenes hay que imitarlos en juventud, pero no en sus inexpertas e indisciplinadas formas

      Eliminar
    2. Vale: hay que renovarse o morir...pero no vale matarse sólo

      Eliminar
  7. Pues, salvo asuntos morales que no comparto, los imitaría en todo. De ellos es el futuro —además, por acá sigue en boga la poesía sin puntuación, y otros que no usan mayúsculas,y otros tantos, que han decidido romper con los versos...y no sé dónde termine el asunto...pero, aunque no me gusta a la vista, hacen dar buen ritmo y sentido...suenan bien.

    ResponderEliminar
  8. Sí, es cierto que los jóvenes escriben versos sin puntuación y sin mayúsculas y sin acentos, pero eso puede tener origen en el desconocimiento de las reglas gramaticales de puntuación, etc, y porque es más cómodo, pero no quiere decir que sea mejor, porque se está escribiendo en otro idioma no en Castellano. Es igual que los signos que se usan para enviar mensajes por celular o la elisión de palabras, etc, Lo importante del poema es el ritmo, pero para conseguirlo, el verso anterior debe encadenarse con el siguiente pasra que haga un todo coherente, no es muy ortodoxo escribir frases sueltas como "vómitos emotivos" para que las una -si es posible y pueda- el lector. ¿Que hace la gente con un escrito que no entiende? pues dejarlo de leer y mandarlo a la "mierda". Los encriptasmientos son buenos para la Cia, los espías o los escritos secretos, pero aún estos, tienen una clave para ser interpretados. También se puede escribir en morse, pero con las reglas del morse, pues poner puntos y rayas porque sí, no sería idioma morse.

    En definitiva, para hacer un poema sin puntuar, hay que tener mucha práctica e intuición del ritmo. sabiendo encadenar versos con oraciones complejas con partículas de unión aceptables, como son las preposiciones, y las conjunciones y como no, ls comas, punto y coma y punto.
    Al escribir poemas se suele caer en el error de considerar que la separación en versos indica suficientemente las pausas que deben hacerse para su correcta interpretación. Algunos poetas –por ejemplo, Mario Benedetti– escriben habitualmente sus poemas sin puntuación. Benedetti es demasiado probadamente un gran poeta, como para cuestionarle esa modalidad, pero lo cierto es que sus poemas en algunos casos requieren varias lecturas previas para percibir en dónde deben hacerse las inflexiones de voz correctas, y reconstruir así la puntuación adecuada. Cuando leo en el programa radial "Terapia Tanguera" algún poema de su libro Inventario, suelo colocar en lápiz los signos que me permitan entonarlo correctamente, y no seguir de largo en donde deberia haber una pausa, o detenerme erróneamente cuando dos términos deben pronunciarse sin separarlos.

    Un buen recurso para no equivocarse en la puntuación de un poema consiste en prescindir de la métrica y escribirlo de corrido, como si se tratara de una prosa. De este modo se hace evidente en dónde deben ponerse comas, puntos, dos puntos, etc., que luego pueden trasladarse a la versión que está separada en versos.

    Esta sencilla prueba tiene otra utilidad que considero aún mayor: Permite saber cuándo un "poema" no lo es realmente, sino que se trata de un texto en prosa escrito arbitrariamente en líneas diferentes.

    Este procedimiento resulta particularmente eficaz para desenmascarar muchos pretendidos "versos libres": cuando realmente lo son, y su conjunto constituye un poema, su escritura de corrido no consigue suprimir el ritmo, que es su elemento formal imprescindible. El lector se percata rápidamente de que hay algo en la sucesión de las sílabas que lo obliga a acompasar su lectura de un modo totalmente diferente al que surge al leer un contrato de alquiler. Esto es tan así, que en autores de prosa que también escriben poemas suelen encontrarse párrafos en los que, debido a la persistencia del hábito, el ritmo surge en forma inesperada y se lo percibe como algo inoportuno.

    Esto vale también para la rima, que en un discurso en prosa llega a percibirse como una intención humorística o directamente burlona. No recuerdo si es en un texto de Miguel Cané o en el de un autor con parecido estilo jovial, en donde se narra un desafío entre estudiantes: El alumno Castillo apuesta a sus compañeros cincuenta pesos, que ganará si consigue contestar en verso a todo lo que le diga el severo profesor que lo va a interrogar. Se produce entonces el siguiente desopilante diálogo –lo cito de memoria, pues lo leí hace varias décadas–:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. –¡Que es ley?
      –Lo que manda el rey.
      –¿Qué es costumbre?
      -Lo que hace la muchedumbre
      –¿Es poeta, señor Castillo?
      –Un poquillo.
      –Le pondré un cero.
      –Eso espero.
      –¡Váyase afuera...!
      –¡Como usted quiera!
      Y el relato concluye:
      Lo suspendieron, pero se ganó cincuenta pesos.

      Eliminar
  9. Bien, entonces tenemos por consenso que debemos puntear.
    De mucho tino tus reflexiones, aunque, a mí me resulta bien la economía de puntuaciones —hasta lo posible—.
    Gracias + Abrazo

    ResponderEliminar
  10. Yo siempre he hablado de sintetizar y buscar la economía del lenguaje, pero no de escribir mal. Yo no digo que no puntúes, digo que hagamos buena poesía no hermética y de versos coherentes con mucho ritmo.

    ResponderEliminar
  11. Lo mismo que me pides tú a mi, porque si no fuera así, no avanzaríamos, ni yo te comentaría los poemas por pura vaguería.

    ResponderEliminar
  12. Eh! No, no es lo mismo, señor mío. Que aquí su Señoría, es el Maestro, y, yo el alumno de pocas entendederas —ese que suele sentarse al final, lo más escondido posible—...
    Además, sabes que me gustan algunos poetas, cuyas poéticas son herméticas o/y surrealistas. Que para gusto se han hecho los colores.Lo que no quiere decir, que yo intente el hermetismo o el surrealismo.
    Busco una voz intermedia, mi voz. Una forma de decir donde me sienta cómodo —sea peripética o pluscuanperféctica— y, sobre todo me haga sentir DESCARGADO o ALIVIADO de las ideas que gravitan en la tontura de mente que me ¨a toca,o´.
    Bno, casi todos los genios somos incomprendidos por nuestros contemporáneos...ya verás de dentro de unos 500 años cómo se hablará de mi poética....regreso el lunes.
    Buen finde!

    ResponderEliminar
  13. Por eso que soy el maestro trato de enseñarte conceptos porque tú sí tienes buenas entendederas. Sigue intentando tu voz que puede ser surrealista o hermética, pero sin hacer piruetas en el aire que se suele uno caer. ¿Has podido abrir el archivo que te he vuelto a enviar de Jerusalem?
    Seguro que dentro de este año incluso antes, se hablará de tu poética estupenda.

    ResponderEliminar
  14. Vale. Sí, ya lo puedo abrir:gracias!
    Ja! Estás hecho un jodedor cubano!
    Cuídate.

    Abrazos

    ResponderEliminar