miércoles, 25 de septiembre de 2013

NUNCA SUPE POR QUÉ

Fruto de la ignorancia
no amasé bien el pan en el horno adecuado,
y con susto huí
dejando abandonados los enseres de hornear la vida
y fuíme a no se sabe qué lugar
con espacios desconocidos y levitas largas
como soñando fugazmente y distraído.

Y así fue como pasó el tiempo
y bajé al sur
y no encontré nada nuevo ni diferente,
sino puertas cerradas que abanican el aire
y desnudan la capacidad de las ilusiones,
como nubes que transportan
aguas de borrajas.

Cuando quise segar el trigo
molerlo en la piedra del futuro
enseñorear la tierra
amasar la harina y el agua
y vender el pan:
había pasado tanto tiempo
que estaba rancio.

En el armario de vieja luna
se reflejaron los fracasos y los miedos
y fue duro volver a empezar.

© Luis Vargas

3 comentarios:

  1. Me resultan muy bien el poema, amigo. Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Un lectura muy atractiva por su cronología poética, sugerencia y ritmo. El poema está muy bien amasado, se nota que lleva levadura, lo que le faltó al pan.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Lo atractivo, son tus perjúmenes, mujer, que me sulibeyan...¡ala, vaya piropo que te acabo de echar, como se entere tu maridito me mata!

    ResponderEliminar