lunes, 9 de septiembre de 2013

Atenuación lúcida



Explicaba su acrobacia:

una avenencia de coplas,

continentes de gusto 

y reposo.  


Latiendo su cuerpo de reloj

marcaba desenfados elocuentes,

girando los sones etílicos 

bajo el regazo celestial

de lunados amaneceres.


Simplemente, la evité

como nunca.


pichy

18 comentarios:

  1. A mi parecer, creo que este poema crea confusión por el tiempo verbal usado de la primera estrofa (imperfecto de indicativo), pues la primera persona y tercera del singular de este tiempo verbal, son identicas.
    Primera estrofa pareciese hablar en tercera persona y en la segunda estrofa, pasa a la primera persona creando así una incongruencia, en este caso, por el significado del poema.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Yo no veo lo que dices: Puedes explicarte mejor? (creo que se refiere a la botella de ron)

    Explicaba ella su acrobacia:

    una avenencia de coplas,

    continentes de gusto

    y reposo.


    Latiendo ella su cuerpo de reloj

    marcaba desenfados elocuentes,

    girando los sones etílicos

    bajo el regazo celestial

    de lunados amaneceres.


    Simplemente, yo la evité

    como nunca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, a mi me crea confusión,parece ser que la explicación, de la primera estrofa, la da ella (3ra. Persona del singular, ya sea una botella o una bailarina de strip- tease) sin embargo en la segunda estrofa pareciese que la explicación la da una primera persona del singular, otra voz la que da la explicación.

      Eliminar
  3. Pues, en lo que se ponen de acuerdo...Les voy dando las gracias a los dos,y, expreso mi alegría por verte, Bego. Es una ricura cuando coincidimos los tres.
    Adelante, que no deseo interrumpirlos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no, no. No quieras escaquearte de tal enfrascamiento que el poema es tuyo y has de sacarme de esta lio de voces y explicar, por qué una botella habla -ah, ya, las clases de escritura creativa...-, venga, no te hagas el remolón.

      Eliminar
    2. Pues, hablo de ella, amiga; claro, como especialista en literatura creativa, puede ser una borracha o una militante del PCC, mas, hablo de una mujer. Fíjate que ella "explicaba", 1ra estrofa, y ella "marcaba", en la 2da estrofa...y yo, pues la "evité". No veo contradicción en los tiempos. Observa, que el "yo": es el que narra, sobre "ella" en las tres estrofas. Besos

      Eliminar
    3. Aja, eres tú el que habla o explica, lo que a esta Sra o Srta. le ocurre; bien, pues si es así, por qué en la primera estrofa "explicaba (ella) su acrobacia" y no "explico o expliqué (yo) su acrobacia"?. Por eso digo que crea confusión ese tiempo verbal elegido.
      Besos

      Eliminar
    4. Porque no es merecedora de decir nada; yo refiero lo que ella "explicaba". Es como si yo contara lo mal alumno que está resultando Luvar en el presente curso, y te comento:
      (Él) Explicaba su poemita:
      una serie de palabras incoherentes
      de poco vuelo,
      y menos poesía.

      Luvar no es el "hablante", soy yo. Además, es común que dentro de un poema se cambien los tiempos verbales, de una a otra estrofa (no dentro de una); claro, no debe crear confusiones; pero, no son pocos los poemas, en que el poeta va de un tiempo, y de una persona, a otro. El Yo poético, suele estar camuflajeado.

      Chaooo, que tengo que partir

      Eliminar
    5. Efectivamente, el que habla es un narrador y, por tanto, habla en tercera persona de otra y tras contar lo que hace la otra persona, en el último verso, confiesa que se fue corriendo y entonces sí habla por el mismo en 1ª persona...
      ¿coño, ¿lo habeis entendido ya? que lo he explicado tres veces.
      Y eso de "lo mal alumno que está resultando Luvar" ...sin comentarios. Que no se me suban a las barbas lo "japoneses" que ni-quito-ni pongo rey, pero ayudo a mi señor y mandobleo la espada si es necesario. Os abviso que soy bastante duro e irónico y habeis de tener cuidado conmigo, malandrines. ¿A ver si es que ahora le vais a enseñar a vuestro apdre a ahacer niños?¡

      Eliminar
    6. Esto te quedó muy bien!

      Me queda claro.

      Gracias + Abrazos

      Eliminar
  4. No, no es una botella, es una persona borracha. Tu interpretación en la segunda estrofa es suigéneris y muy tuya ¿por qué parece que está en otro tiempo verbal? Lee como yo lo he interpretado y verás que coincide la primera con la segunda estrofa. Habla "ella" la que se bebe la botella...

    Bueno, en realidad no estoy seguro, porque con lo que me dice el profe hablar de una "cama" no es hablar de una cama, sino que la cama es una metáfora y que yo debo suponer que lo es, aunque la pregunta sea: "diga como es su cama imaginaria?" y le dije que fuera como nubes volando con el viento para recorrer el mundo comodamente y en descanso. Y me contestó que eso no es una cama sino un colchón, y que el viento no produce descanso, sino que el viento no construye, sino que destruye y además no permite recorrer el mundo porque el viento no es horizontal sino que oscila de abajo arriba y así no recorrería el mundo, sino que lo vería desde arriba y desde abajo. Y yo le he dicho que es que hablo en metáfora...¿tu que opinas de todo esto? Creo que estoy aprendiendo mucho, sobre todo a no ir por las nubes manejado por el viento porque no se descansa nada nada. ¿con lo bien que duermo yo en mi jergón de paja!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es mucha verdad, aquello de "que más sabe el diablo, por viejo; que por diablo.

      Eliminar
  5. Dos veces YO

    Explicaba su análisis:
    arreglos del yo, mí, me, contigo,
    colmados de obsesión
    y paranoia.

    Ejecutando su sesera de serrín
    lanzaba órdagos de listeza,
    rebuscando taras pensantes
    bajo trastornos disociativos
    de la identidad del “yo”.

    Simplemente, tras su tozudez, me contuve
    como siempre.

    Bego.

    ResponderEliminar
  6. Dos veces Yo es un yoyo
    que sube y baja
    se enreda, baila, triangulea,
    hace puentes, se columpia
    en la imposibilidad
    de la gravitación manual
    del que lo maneja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo-yo es un robot .
      Vale para policía
      y de enciclopedia virtual
      No se le cruzan
      los cables,
      tras una lectura veloz.
      Pero carece del circuito del sentimiento
      y no sabe dar amor.

      No se puede tener todo
      en la vida
      y se perfectos, es una imperfección
      de ahí, las rimas
      de esta pajarería mental.

      Y es que os quiero
      porque yo soy yo.


      Eliminar