viernes, 27 de septiembre de 2013

JOSÉ VALLE: 5 Versos.





 Cubanidad
Por el mar de las Antillas anda un barco de papel.
Nicolás Guillén

Me encuentro atado sin cuerdas
a la utopía de esta isla, verde caimán,
de grandes ideas y pobre subsistencia.
El mar es mi real alimento
sobre la mesa, infinita, de la esperanza.


               José Valle Valdés
Particular.
Me ha gustado mucho la estrofa. He de decirle que estuve en Cuna 9 veces y que el poema es realista y lleno de esperanzas que espero se culminen. MUY BIEN.

14 comentarios:

  1. Alabado sea el Señor! Que ha descubierto, no sólo el magnífico narrador que llevo dentro; sino el gran poeta.

    Lástima, que lo tenga tan adentro: que no logro sacarlo.

    Pues, estoy muy a gusto con el Sr Profesor...hasta estoy valorando un cambio de tutor...lo que me preocupa, es que según dice, ha estado "9 veces en Cuna", y esto me "suena" raro...puede le haya afectado..."9 veces en cuna" eh?

    Bien, luego de estas consideraciones académicas, sobre mi narrativa y poética; creo merecerles alta consideración y respeto, a la hora de comentar mis obras.

    Abrazos

    Pichy Machado Guillén de Neruda

    Tengan un bonito fin de semana!

    ResponderEliminar
  2. Mucho me alegra que hayas encontrado una nueva dirección en tu proceder literario. Pues ya era hora de que te elevaras a los altares y superaras a este humilde y viejo amigo que te indicó la SENDA y la recorrió contigo, enseñándote donde estaban los acebuches, los magnolios y las ceibas, donde los prados verdes y las sombras para descansar en este parque de ilusiones sin barcos:
    Oh Capitán, mi Capitán:
    levántate aguerrido y escucha cual te llaman
    tropeles de campanas.
    Por ti se izan banderas y los clarines claman.
    Son para ti los ramos, las coronas, las cintas. (estrofa de Wihtman)
    con escotillas abiertas a la sabiduría poética y en el puente de mando, luciendo en la bocamanga tres cintas de media pulgada y una estrella de cinco puntas, tú, mi capitán, oh capitán.
    Yo te saludo con la punta de mis dedos en la sien, junto al botón del barbuquejo de mi gorro de soldado raso, subido en el morro del Castillo de Cai,en la Caleta, con la vista puesta en el morro homólogo del Castillo de la Habana, en el Malecón, con todos mis respetos.

    ResponderEliminar
  3. Jajaja, muy bueno; pero, sepa el Sr, que no se librará de mí, tan facilmente. Lo nuestro es hasta que la vida, o la internet, nos separe. Así que no se esté alegrando, antes de tiempo.

    Abrazos

    (sabes, desde que comenzamos este curso, se me hace muy dificil el acceso al CEL; llevo 2 hrs tratando de bajar la nueva UD, y nada, el sitio se me abre con Links, exclusivamente; el resto de la página en blanco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es que allí se han dado cuenta que eres tan bueno, que han considerado que no necesitas ni bajar cada UD. Si el sitio se te abre el blanco será para escribas lo que quieras o no digas nada. Pues no te hace falta. La nota ya la tienes.

      Eliminar
  4. Ala! Qué estás hecho una pascua! Será por el otoño...

    ResponderEliminar
  5. Alabado sea el señor que pasó tanto tiempo en cuna, no solo ha descansado lo suyo, sino que ha despertado el poderio de mi amigo Pichy!!!

    Sin salir de mi tierra,
    cruzo, junto al capitán
    de un barco, la mar.

    Entre corrientes
    oceánicas, ciclones, tifones...
    me enseña con voz poética
    el mar de las Antillas,
    su tierra natal.

    Es cápitan de la poesía,
    dueño de su versado rumbo,
    poeta de alta mar.

    (Háblame del mar, marinero...
    Háblame del mar, háblame...)

    Dicen que hay toros azules
    en la primavera del mar,

    que el sol es el caporal,
    y las mantillas, las nubes,
    que las mueve el temporal.

    Dicen que hay toros azules
    en la primavera del mar.

    Háblame del mar, marinero.
    Dime si es verdad lo que dicen de él.
    Desde mi ventana no puedo yo verlo.
    Desde mi ventana el mar no se ve.

    Háblame del mar, marinero.
    Cuéntame qué sientes allí junto a él.
    Desde mi ventana no puedo saberlo.
    Desde mi ventana el mar no se ve.

    Dicen que el barco navega
    enamorado del mar,
    buscando sirenas va,

    buscando sirenas nuevas
    que le canten al pasar.
    Dicen que el barco navega
    enamorado del mar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amiga, por tan bonito comentario.

      Beso

      Eliminar
  6. Bonita canción.
    Sin salir de mi tierra,
    cruzo, (le sobra esta coma) junto al capitán
    de un barco, la mar.*
    (demasiadas rimas y repeticiones)
    Entre corrientes
    oceánicas, ciclones**, tifones...**
    me enseña con voz poética
    el mar de las Antillas,
    su tierra natal.*

    Es cápitan de la poesía,
    dueño de su versado rumbo,
    poeta de alta mar.*
    ------------------------------------

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Válgame dios; si hasta comenta los comentarios. Qué bien! El fresco de las montañas te revive.

      Eliminar
    2. Fresco ha de ser el aire
      y fuerte ha de ser el viento
      para que las mentes se abran
      y rejuvenezcan el cutis
      embebiéndose los sudores
      del calor de los veranos.

      Eliminar
    3. Yo, que tú, me iba acostumbrando al calor...así, sufrirás menos, tu larga estancia en el infierno (salvo, algún día te arrepientas, y perdonen tus pecados

      Eliminar
  7. Versión poema, sin rimas.

    Sin salir de mi tierra,
    cruzo junto al capitán
    de un gran navío, el Atlántico.

    Entre corrientes
    oceánicas, ventiscas, tífones...
    me enseña con voz poética
    el mar Caribe,
    tierra que le vió nacer.

    Es cápitan de la poesía,
    dueño de su versado rumbo,
    poeta de alta mar.


    ResponderEliminar
  8. ¡Bravo, bravo!....ay, si revisaramos antes de editar lo que escribimos nos iría mejor

    ResponderEliminar
  9. Qué bueno me resulta, que la Senda siga siendo, un verdadero, taller.

    Les abrazo

    ResponderEliminar