miércoles, 25 de septiembre de 2013

Primera narrativa de Pichy Cortázar de Gabo



Escribir en “El Pilar”
(Intento de monólogo)

—¡No es posible. Así, quién puede escribir, amigo mío! Cuando no pasa un cacharro rugiendo o sonando con claxon de locomotora, es el nuevo vecino —empeñado en que el mundo conozca de la potencia de su moderno reproductor— obligándome a oír música del peor gusto… ¿No escuchas?, ahora es un pregonero emulando a Caruso. Sencillamente, no puedo concentrarme. Por si fuese poco, dentro de un rato —puedes anotarlo—, disfrutaremos la tertulia de unas vecinas, que han decidido que el mejor lugar para intercambiar chismes, es al pie de la ventana…Sí, cualquiera cierra esta ventana con el calor que hace; sería como escribir dentro de un horno… No, si fuese sólo hoy, no sería el gran problema; pero, así es día tras día. Tendré que esperar nuestro pequeño invierno…Jajaja! Bien se nota, que no conoces el barrio; aquí es, como si la madrugada no existiese; no hay hora para la pachanga y el alboroto (como que trabajamos muy pocos), de madrugada comienzan a llegar los jóvenes borrachos, que ya cerrados los centros nocturnos, deciden continuar la farra en la esquina; que no pocas veces, termina en bronca, y, al escándalo, súmale el ruido de las sirenas policiacas —normalmente tardías; pero, prontas para despertar a todo el vecindario—…Ah, Hemingway; sí, claro que lo he leído, cuentan que escribía de pie frente a su ventana. Bien lo creo; pero, era una ventanita en lo alto del hotel Ambos Mundos, que dista unos metros de la calle, con vista al mar. Imagínatelo, escribiendo frente a esta ventana, al nivel de la calle y con vista a la casa del vecino de enfrente. Aquí, no se concentraría ni Mandrake, el mago. Bah, oye el cañonazo de las nueve, alcánzame la botella, para ponernos a tono con el medio ambiente…No preocupes, mañana le robo tiempo al trabajo y escribo en la oficina; total, para la miseria que me pagan…


Sonidos escogidos:
1.       Motor de automóvil
2.      Claxon de automóvil
3.      Música estrafalaria 
4.      Voces altas, gritos, escándalos
5.      Sirenas
6.      Cañonazo de las nueve (tradición que nos llega desde la etapa de la ciudad amurallada; se dispara desde la Fortaleza de La Cabaña, a las 21:00 hrs, y, en aquel tiempo, indicaba a los pobladores el cierre de las puertas de la muralla)

José Valle Valdés

General.
Casi todos los seres humanos oímos las mismas cosas o similares si estamos o nos encontramos en el mismo lugar.  Pero, al expresarnos lo hacemos con palabras diferentes, ya que se producen diferentes asociaciones para cada uno de nosotros. Estas asociaciones son únicas, dado que surgen de la experiencia de cada uno. Nadie va a hacer el mismo ejercicio con las mismas palabras y asociaciones.
En este ejercicio hay que fijarse en las palabras que has elegido para describir lo que has oído y las asociaciones que has hecho con ello. Esto puede ser el comienzo de un cuento o una novela. Lo que has escrito lo has realizado con tu propio lenguaje.
Es el comienzo de tu voz literaria, por lo que hay que fijarse muy mucho lo que se hace con ella.
Particular.
Está muy bien escrito y dibujado, parece un cuadro pictórico, ya que se ve lo que va pasando hasta colocar toda la escena en el interior de un cuadro. Parece que se refiere a La Habana, en donde estuve varias veces. El texto quizás cobraría más fuerza si fuese un diálogo, pero aquí también puede considerarse un monólogo exterior, pues parece hablar con el lector y contarle desde el yo del escritor lo que ocurre. Es una escena teatral dicha en voz alta. Usted posee una narrativa pintada con óleo y colores claros. Es decir, es una narrativa muy visual. MUY BIEN. Gracias. JL.

10 comentarios:

  1. Lleven cartas! El Sr profesor a descubierto el gran narrador que habita en mí, y, del que no tenía idea. Teniendo en cuenta que lo escribí contra reloj, de un tirón, llego a la feliz conclusión de que mi camino está en el cuento y la novela. Emularé a Cortázar y al Gabo. Ya me siento el Acuarelista de la narrativa hispana. Claro, en mis tiempos libres —de ocio— puede escriba algún poema.
    No, no tienen que agradecerme la deferencia; se los comparto con mi conocidad humildad, a fin de que tenga un ejemplo que seguir...
    Valen los aplausos

    ResponderEliminar
  2. Ah! No es un gazapo: conocidad —que doy por seguro, es palabra que no conocen—, es uno de mis grandes aportes para el enriquecimiento léxico al castellano; que significa famozón.

    Saludables saludos

    ResponderEliminar
  3. Mucho me temo que algún profesor nos está tomando el pelo: pongo aquí lo que me dijo a mi de este ejercicio que, como vereis, lo que solicitaba no es lo que tú has hecho, al menos al principio cuando yo lo entregué, pero "en general" puso lo mismo a ambos, y eso sin saber que tú eres capitán, jejejejeje ¡lo puso en general....qué tio! ... ¡y creó un liooooo....!
    CURSO ESCRITURA CREATIVA. EC-1. LUIS VARGAS ALEJO
    Ejercicio de los cinco sonidos
    Escribe cinco sonidos que puedas oír. Después haz una lista de cosas que puedas asociar con estos sonidos. Ejemplo, el ruido del motor de un coche que escuchas por la ventana de tu habitación al que asocias con el ordenador que estás utilizando, con el café que te has hecho, con la lluvia que no para, con la voz de la televisión que está viendo tu madre en la sala, con la esperanza de no oír ningún ruido en las vacaciones que estás preparando. (Un folio).
    La voz humana; lo asocio con:
    la amistad,
    la conducta humana,
    la compañía,
    las ideas,
    la convivencia,
    la dulzura y el agravio,
    la vida.
    La lluvia; lo asocio con:
    el olor a la tierra mojada,
    el verdor de los campos,
    la melancolía,
    el hogar y la tranquilidad,
    la clave del alimento de la tierra y de los seres,
    con el sufrimiento de los que no tienen casa.
    Una canción; lo asocio con:
    el relax,
    momentos vividos,
    sentimientos de juventud,
    descanso,
    vida espiritual e inspiración,
    amor.
    El soplo del viento; lo asocio con:
    la fuerza y la energía,
    el silbo vulnerado,
    las olas del mar,
    la fatiga de la vida.
    El trueno; lo asocio con:
    el ruido que despierta,
    la tormenta que remansa el calor,
    el otoño,
    la fragilidad del ser,
    la velocidad de la luz ante el rayo.

    General.
    Casi todos los seres humanos oímos las mismas cosas o similares si estamos o nos encontramos en el mismo lugar. Pero, al expresarnos lo hacemos con palabras diferentes, ya que se producen diferentes asociaciones para cada uno de nosotros. Estas asociaciones son únicas, dado que surgen de la experiencia de cada uno. Nadie va a hacer el mismo ejercicio con las mismas palabras y asociaciones.
    En este ejercicio hay que fijarse en las palabras que has elegido para describir lo que has oído y las asociaciones que has hecho con ello. Esto puede ser el comienzo de un cuento o una novela. Lo que has escrito lo has realizado con tu propio lenguaje.
    Es el comienzo de tu voz literaria, por lo que hay que fijarse muy mucho lo que se hace con ella.

    PARTICULAR.
    Quizás no esté bien explicado en el texto. Se trataba de “con las asociaciones que ha hecho, unir un texto en donde la idea principal sea la asociación básica. Es decir: “
    “El trueno me despierta con su ruido cada vez que se aproxima al faro. Viene con la tormenta que parece remansar al calor, en un otoño en donde me siento cada vez más frágil ante la velocidad de la luz, y ante el rayo que parecen convertir mi trabajo de farero en un ruido continuado de luces y trasiegos”.
    Hay que leer bien la lección y no correr de forma innecesaria, ya que no se trata de ver quien acaba primero los ejercicios. Yo corregiré todos los ejercicios juntos y solo contestaré cuando todos estén entregados. Por supuesto, si alguien abandona el curso, me daré cuenta y no esperaremos por esa persona.
    Le diré que soy duro corrigiendo y que recibir una corrección es doloroso para personas mayores como nosotros. Lo advierto, aunque, por supuesto nunca seré un maleducado, pero mi ironía es grande y la empleo.
    Saludos. JL.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ten cuidado con la conducta, para la nota final también cuenta y a tu edad, "tan mayor" , no está bien visto...

      Eliminar
    2. ah!, piensa que te está amenazando con utilizar la ironía.
      (ufff, sólo de pensarlo me tiemblan las piernas)

      Eliminar
    3. la mayor ironía es decirlo a otro "yo soy irónico" que es como biónico, pero con sonido de R intercalada. O quizá, sea japonés y quiere decir que se llama iro-nico

      Eliminar
  4. Sí, la GENERAL, para ser un eslogan. Ahora, en el PARTICULAR...Jajaja, te maltarató...hizo honor a sus palabras "soy duro". Es que eres un violador del orden; un alumno indisciplinado. Habrá que ponerte hincado de rodillas contra la pared. No es fácil, el señorito...y, tú que gusta de la riposta...este curso va ha resultar un vacilón. Fíjate que dice "mi ironía es grande y la empleo." Entonces, vale usar la ironía; yo le tomo la palabra!
    Usa tu gran cesera, y no te dejes provocar —ya te habé al respecto—.
    Humildad y poco caso: es la consigna de orden.

    ResponderEliminar
  5. Si señor, BRAVO!!!!!, todavía no me explico que haces perdiendo el tiempo como Capitán de Marina y buscando el poema perfecto... Vamos, vamos, que sea un profesor de Escritura creativa el que ha visto en ti el Cortazar de Gabo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, gracias amiga, por el ameno comentario. El Sr me sorprendió agradablemente —así se lo expresé—; pero, si me hubiese descalificado: lo hubiese respondido dándole las gracias...y..."con una vara de mimbre a Sevilla a ver los toros".Hasta hoy, poco me va brindando este curso; sólo, me ha obligado a narrar —lo que nunca ha sido de mi interés—. Espero algún provecho; pero, sin mucha "lucha". No discutiré nada con el profesor; ya. él mismo se define, y, no le daré el gusto de molestarme con su gran "ironía".

      Besos

      Eliminar