lunes, 26 de octubre de 2015

MUSA VIII



Llegan asustadas las musas
porque se quedaron sin inspiración
al llegar la crisis con sus recortes
sobre los pentagramas de los cantos
que producían música.

A Aedea le recortaron la voz
A Mnemea la memoria
y las arpas y las liras
se quedaron mudas
por falta de obreros
que fabricaran cuerdas.

Y las nueve musas enfermaron
y en la seguridad social les pidieron la tarjeta
retenidas en el Olimpo
porque Zeus había quebrado en su negocio
y debía la cuota de sus musas.

Todas juntas ya no inspiraban nada
pero todas juntas expiraron por última vez
muriendo de pena y sentimiento.

© Luis Vargas alejo

1 comentario:

  1. Pues, no es tan así...tú las estás reviviendo. Marcha rápido el poemario musero. Abrazos

    ResponderEliminar