jueves, 24 de septiembre de 2015

REMEMORANZAS ENTRAÑABLES




Fragmentos desgajados de una esfera
saltan en silencio ungidos de costumbres,
botan y rebotan
en la penumbra resignada de la ausencia
como jade
sobre mármol y alabastro frío.

Una pampa devora el sentimiento puro
en desolación de luces apagadas
y anhelos repetidos en el universo
de las concavidades porosas de los ojos
donde el eco de las estrellas, lamen
los iris entornados, almacenando chispas
acuosas, en las pupilas.

A poco, un azote de viento nácar-verde,
acumula sueños insatisfechos de cristal
como pedazos multiformes de esquirlas
que se traga el océano con adioses
en forma de olas metafóricas y rutinarias
hasta engendrar labios agrietados por la sal
sin agua y sin movimiento.

Eslabones perdidos prediciendo fragancias
de heno seco y horas quietas, selvas caóticas
de grandes arboledas y follajes que tratan
con entropía, alcanzar los cielos, traspasarlos,
como estatuas de marfil, ríos de materia plana
en abismos de inexorables aburrimientos.

Sólo queda un estandarte sin aire, quieto,
como un lienzo mortuorio tras el fantasma
que se oculta transmutado, sin trasparencia,
intangible, pálido, sin reflejo, en un cuenco
de la mano que acaricia la piel, antes, ahora,
como rescoldos apagados.

Lo gélido pasea entre cipreses altos
buscando el espíritu exiliado y sin destino
bajo la sombra de una nueva voz,
un nuevo aliento, un nuevo viento, perfumado
a olor de mar, añiles sonidos, rojos recuerdos
venidos al presente en brazos diferentes.

© Luis Vargas Alejo





5 comentarios:

  1. Me resulta un poema muy bien logrado, amigo. Diría: Estupendo!
    Sabemos que eres un poeta, un buen poeta; pero, al parecer esas últimas dificultades sufridas, te tienen en estado de gracia poética.
    Te felicito.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Gracias amigo por tu comentario. Creo que éste, verdaderamente, es uno de mis mejores poemas escrito en los últimos tiempos. Y es que de cada 100 poemas sembrados sale uno bueno, cuando la tierra está muy seca.

    ResponderEliminar
  3. Bno, amigo mío, ni los pájaros pueden volar todo el tiempo; pero, tú y Bego, mantienen un buen nivel, porque ya tienen oficio...es como los improvisadores de décimas: tú le presetas un "un pie forzado" y te inventan la décima al momento. Talento aparte, tienen sus "truquitos"...acá existen cursos, donde te los enseñan. Yo quisiera que vieras niños de 8 años improvisando en público. Claro, de cada 100 décimas una tiene verdadero valor artístico, pero todas transmiten claras las ideas y guardan métricas y rimas perfectas. Mira, en FB, el poeta Alexis Pimienta —cubano radicado en España— promociona su método de aprendizaje al respecto. Ahora, creo que tiene hasta novelas y poemarios publicados, pero se dio a conocer cantando seguidillas de poemas octosílabos con rimas consonantes...parecía una ametralladora, hasta media hora cantando seguidillas, casi sin respirar, sobre un "pie forzado". Bien, si no escribo poemas, al menos te entretengo...
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Es uno de esos poemas, que guardas para recitarlo diariamente. Cuando comencé a leerlo, creía que era de Pichy; vocabulario, la sonoridad y ritmo; el colorido de las palabras.
    Y según avanzaba, encontré un sentimiento, ese que no está calculado buscando un buen poema, ese que solo se encuentra en el almario, y yo se que tú, lo tienes repleto.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Bego. Ya veo que cuando ves un buen poema se lo achacas a Pichy, porque en verdad, él es el buen poeta de la Cuba de hoy que conocemos. Pero si tanto te ha gustado el poema, grábalo recitado en un youtub y envialo para que lo oigamos en tu voz. ¿Te gustaría? A mi sí.

      Eliminar