martes, 1 de septiembre de 2015

LA AUTOVÍA




Me asomé a esta ventana
para ver la Senda
y solo encontré desolación:
jaramagos en barbecho
matorrales y hierbas silvestres
y mucha sequedad.

Se estaba borrando el camino
y le pregunté a un leñador
que pasaba por allí:
¿sabe usted si alguien cuida
esta senda, esta pradera,
este pinar?

Hace mucho que no viene nadie
antes era un lustroso paseo, el dueño
murió  en una ciénaga, abrazado
a un libro de poemas,
huyeron los versos, aserraron
los pinos, y los pájaros
dejaron de cantar.

¿y de quién es ahora la Senda,
la casa, la huerta, la alameda y el río?

De nadie, amigo, de nadie...
y quizá lo expropio el gobierno
para construir una gran autovía...
¿y usted quién es?
Nadie, amigo, nadie...

© Luis Vargas Alejo




4 comentarios:

  1. Parece que no os gustan los poemas dialogados, sobre todo si el que habla no es nadie...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En vez de pensar en que no nos gusta, deberías pensar, que es tan bueno, que nos quedamos sin palabras con las que comentar.
      Es muy desolador, y no porque sea una autopista que incremente la contaminación, y acabe con el ruralismo ( no se si existe esta palabra) y su armonía poética.Sino que es un labriego de soledad poética. La semilla es de las que crecen con dolor, con lágrimas. Es un poema, que cuando te pilla en horas bajas -o días- se te encoge el corazón...
      Y que más decir... No por ser dialogo deja de tener su poesía, lo que me enseña que el día a día, es la mejor poética que se puede encontrar, lo cotidiano, los miedos, la soledad, la pobreza, la injusticia, el amor...
      Y no hay más que decir... Bueno, quizás una coma detrás de Barbecho, y que me resulta un poema fantástico.

      Eliminar
  2. A mí se me dio muy bien desde la primera lectura —no comenté, porque me di a escribir el mío—. Claro, dominamos el tema y el estado de ánimos, por lo que nos dice con claridad...y lega, sí qué llega. Creo que poco importa si es coloquial o rimado, lo que importa es lo mucho que nos dice, amigo. Es verdad que no ha sido buen año para la Senda y los senderistas —nada que ver con los del ¨sendero luminoso¨, quede claro.
    Abrazos

    ResponderEliminar