lunes, 14 de septiembre de 2015

EL CABARET



Zumba que zumba el sandungueo
garrapateando el licor en la garganta
con el ritmo en los pies de chachachá

Habanaviejita, salsa guajira y rumba
en la noche azabache a la brisa del mar;
la niña de boca bembona, pies pequeños,
se abraza al mulatón caribeño
que la hace soñar.

¡Ay niña, qué sabrosona, qué descoquez!

El ron al cuncún sin resollar, para seguir
moviendo el fondillo con la música
de los trombones, que marcan el son
de la sangre vehemente, que hay,
en el Cabaret.

© Luis Vargas Alejo

14 comentarios:

  1. Ja! Muy bien te acercas a Guillén, amigo. Alcanzas mucho ritmo.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. No se que decir... poema-espectáculo-so y como espectadora, escandaloso. Tiene musicalidad, ritmo... un fondo frívolo. Qué movimiento de enaguas!!

    SHOW MUST GO ON...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo tu sorpresa, amiga. Es un poema farándulero....El Sr soñó que estaba en el Cabaret Tropicana, rodeado de hermosas mulatas...gozando la vida! Beso

      Eliminar
    2. Jijiji, mira que no me lo imagino yo en un cabaret... Aunque hoy en día la farándula , y otras muchas artes escénicas están a pie de calle y no son para gozo

      Eliminar
    3. No te guíes por la apariencias actuales —que ya está madurito y es un hombre circunspecto—, quizás en su tiempo —cuando le decían pescado, por lo de bonito— fue hasta hippie.Ése tiene que haber corrido lo suyo...

      Eliminar
  3. No se necesita haber viajado para escribir sobre La Habana Vieja o sobre lo que uno quiera. Ni tampoco haber estado en un cabaret -que yo sí he estado de joven en el Lido de Madrid- para escribir sobre las turbulencias de una noche loca y hablar incluso como lo haría un cubano castizo...De cualquier manera, escribir es contar y contar es cantar y el que canta su mal espanta, y hay quien escribe soñando con haber estado y hay quien no escribe nada por más que le pinche. ¡Ala para que os entereis! ... yo estuve en la Habanaviejita hace unos días leyendo un librito ¿qué os parece? y sin beber ron al cuncún

    ResponderEliminar
  4. Pues, me parece, que en eso de escribir llevas mucha razón.
    Claro, que lo de estar en la Habana Vieja hace unos días, sólo pasa como chiste, porque: casi todos los pasados días se rompieron records de temperaturas...si hubieses estado por acá, no estarías tan guasón...que te digo que ni se puede salir a la calle. Lo de este año no tiene nombre. Decir que nada escribo es una falacia...pero, no preocupéis, que ya escribiré —claro, poquito a poco, que después me sales que son muchos y se quedan sin revisar como los pasados 40 o 30 o 50...ni recuerdo, pero fueron bastantes lo que te negaste a revisar.. de a PePe, como se dice por acá cuando no se quiere decir groserías.
    Ándele, que voy zarpando a casita —que tengo una falta de aire...que le ronca el mereketé!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que para entrar en cualquier sitio con la imaginación no importa ni el calor ni el frío...yo puedo estar donde quiera sin coger un medio de transporte. Lo que quiero decir es que hay que imaginar para inventar y escribir para imaginar...lo del mereketé me ha gustado, no tanto lo de la axfisia

      Eliminar
  5. Claro, la imaginación no tiene límites —bien lo sé—.
    La asfixia es por el maldito vicio de fumar...que no tengo la necesaria voluntad para, aunque sea, disminuirlo —ya ni me engaño, pensando en dejarlo, ya sé que fumaré hasta el final—. Me cuido de decirle a algunos lo de la falta de aire...porque me lanzan un discurso que bien conozco...miento: problemas de mareos por mal estado de la cervical. Sé que tienen razón y que una debilidad de carácter el no poder eliminar un vicio; pero, no soy perfecto, tengo mis debilidades. Lo que no dejo de estar consciente del daño y hay sus días en que logro controlarme algo...ayer mismo, fumé menos de una cajetilla.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Bueno, a mi también me perjudica fumar para la diabetes, la tensión arterial y, como no, para no poder respirar cuando estoy durmiendo...pero tampoco lo dejo. Sin embargo, fíjate, Juana lo dejó hace un año y no ha vuelto a fumar. Dijo ¡ya no fumo más! y no ha vuelto a fumar y gracias a ello ha podido con la enfermedad porque si además de cancerosa, fumara, imagínate.

    ResponderEliminar
  7. Bien por Juanita!
    Ya no es ¨cancerosa¨, así que tienes quien te cuide en tu vejez. Cuídala mucho, y compórtate bien; para que puedas conservarla. Que, percibo yo, no abundan las que puedan soportarte...todo me dice que serás un viejo gruñón y majadero.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por tus piropos. Bien dices. Gruñón, majadero y poeta te faltó decir. Pero hombre muy fiel y amigo de mis amigos...tengo un poema definiéndome que escribí cuando tenía 20 y tantos años. Lo voy a poner. También dices bien: ya no es cancerosa hasta mañana que le hagan la prueba nuclear llamada PecTac y a ver qué pasa.

    ResponderEliminar
  9. Adelante con el poema.
    No seas pájaro de mal agüero...la prueba del tac dará bien.

    ResponderEliminar