jueves, 17 de julio de 2014

EN MI CERTEZA



¿Contendrán los discursos algún día 


los misiles del martirio y los crímenes?

¿Para siempre será la urgencia de hoy


por la poesía en la belleza de su empeño?





¿Salvarán los poemas de la ruina y el holocausto


cuando las armas truenen


ajenas de razones y misericordia?





Solo la poesía justifica la vida


—en mi certeza—.


Huérfano de ella, nada tendría sentido


y entonces: para qué salvarse.


El día que no vea la poesía en el beso de mis hijas,


en el desinterés del amigo,


en el rumor nocturno de las olas,


en cada acto inaccesible…


Ése día, ya sin causas,


pídoles acepten sin deslustres


mi suicidio.
 

Pichy

11 comentarios:

  1. Me gusta. No hay observaciones, salvo que la poesía sólo salva al que la entiende, la lee y la recrea, como la religión sólo salva al que tiene fe.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, por el comentario. Me satisface.

    Abrazos

    PD.- Me has recordado un decir de los jodedores de por acá:
    "Sólo se salvarán, los que tengan FE".
    FE:Familiares en el Extranjero —por las remesas que le giran—

    ResponderEliminar
  3. jajajajaja, pues tienes razón...¿tu tienes alguno? porque si no te veo mal...

    ResponderEliminar
  4. Yo tengo muchos, hasta muchísimos...pero, a mi hermano y a mí, no cuestan cada vez que viene alguno. claro, no es que no quieran ayudarnos; es que nosotros decidimos no aceptarles nada. Nosotros decidimos quedarnos aquí —han gastado dinero en reclamarnos, hasta vinieron a buscarnos cuando lo del Mariel—, entonces tenemos que afrontar las circunstancias sin molestar a nadie. No imaginas lo que hemos tenido que inventar...pero, es sólo familia, también he recibido amigos en mi casa, sin permitirles gastar un centavo —prácticamente—. Es que el cubano ha perdido la verguenza, y nosotros no queremos caer en esas miserias humanas. Cuba es otro mundo que no te puedo explicar en pocas palabras. Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Decía uno: en Cuba, nadie se acuesta sin cenar. Pues yo no cené, mi hermano -dijo otro-
    pues entonces, no te acuestes...
    Ya sé que Cuba es otro mundo...¡el mismo que los demás mundos, pero con otras teorías, pero el mismísimo!

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que todo es normal si te sabes adaptar a la norma.

    ResponderEliminar
  7. Bno, me disculpas...pero, depende a qué normas, sabes?
    Hoy día, aquí los más, asumen la norma ¨de vale todo por la supervivencia…y se han buscado muchos eufemismos, donde desviar recursos del Estado o robar, llaman ¨resolver¨…y otras linduras, en las que no quiero introducirme por falta de tiempo.
    Fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  8. Ves ? eso no es nuevo. ¡Aquí también hay esa norma! jajajajaja

    ResponderEliminar
  9. Co! Qué contigo no se puede, tienes más leyes que el capital.
    Es verdad, al final...sólo existen tonalidades. Como dice Silvio en su canción ¨que no es lo mismo; pero es igual¨

    ResponderEliminar
  10. Lo que pasa es que el ser humano no tiene arreglo y aunque le quiten la vesícula, le queda la ironía, la insolencia y el gusto por lo ajeno, sobre todo, cuando ve que otros tienen mucho y uno, tan poco. Ser honrado, es ser un angelito ¿quién no se ha ido sin pagar de un bar alguna vez o ha escamoteado al Fisco?

    ResponderEliminar
  11. Yo!
    Bno, una vez me fui de un bar sin pagar; pero, no fue por picardía. Fue para demostrarle a un ¨guapo¨que era un...bno, ustedes le llamarían alardoso. Y, así fue, terminó con el cantinero en mi casa y mi mamá pagó la cuenta, por tal de que la cosa no parara en la policía. Y ya, que ando de prisa!

    ResponderEliminar