lunes, 9 de diciembre de 2013

FELIZ NAVIDAD

Hemos cerrado las puertas
con la fuerza centrípeta
que causa la velocidad poética
como resorte inequívoco
de la reacción contraria
a la que estamos abocados.

Unos tenemos el desánimo abierto,
otros andan ensayando olvidos,
y algunos buscan
-después de cumplir años-
en la escritura creativa
el abismo de su destinatario.

El año que viene será peor que los otros
porque seremos más viejos, tendremos
más problemas, y estaremos muchos más
oprimidos, porque Cristo nació una vez
y todos los años lo recordamos
como un consuelo de tontos y tantos
que saben
que el mundo no está salvado.

FELIZ NAVIDAD

© Luis Vargas

2 comentarios:

  1. Jajaja! Amigo mío (que te tengo como un padre). Mira, no he dejato de presentar ni comentar; lo que no he logrado la debida calidad. Es que noviembre —donde ya ni sé cuántos familiares y amigos cumplen años— me ha resultado muy complicado. Ya tengo 63 y poco tiempo; porque, no se termina con los hijos y demás. No puedo dejar de trabajar; porque aún muchos dependen de mí. Además, si no tuviera que trabajar...me alcanzaría el tiempo; pero, entonces, no tendría internet. Tengo abt de 100 poemas comenzados; pero, no puedo concentrarme...y, si fuerzo sus finalizaciones: ahí, estás exigiéndome revisarlos —con todo derecho—, etc. Mira, yo quisiera irme a los campos de Galicia; allá en una pequeña aldea, rodeada de montes sobre una ría...qué silencio, qué tranquilidad, qué paz. Pero, estoy aquí en mi islita con problemas de todo tipo, sufriendo las estupideces de mis Jefes y muchas cosas más. Aún falta para que muera el año. pondré algo antes: tenlo por seguro. Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Desde luego que el desánimo va en cabeza, y es posible que la escritura creativa sea un nuevo camino en el que indagar y al que sacar provecho, pero eso de ensayar el olvido... Yo cuando ensayo lo hago para no tener que recordar nada olvidado, sino para tener bien presente lo que necesito y me hace feliz.

    Tu ironia esta muy lastimera. Me gustan más tus poemas esperanzadores, al igual que el fondo verde del blog.

    Un beso

    ResponderEliminar