martes, 18 de marzo de 2014

Aire Característico


De aquel rigor queda un fondo,
una borra de pétalos que crece
sobre aguas de almarral,
sabias como sal tras la crecida.
No sé de ti mucho más que tú,
hay siempre maltratos bienvenidos
que nos miman como crucifijos,
visiones de amalgama en dosis letal
solo solubles en aislados cuencos,
visiones que vienen a ti aunque de ti despegan
como un puro hierro enclaustrado
detrás del ser que zozobra en la paz
doce y trece veces sin quemarse.
Detrás de las primicias de algas y de largo viento
nos salen por dentro las estrellas claras,
las de la quinta estación.
Cuando se flota así en hielo costero
puede verse la fila india de los budas perdidos,
desintegrando cualquier amparo cabizbajo
y los saludos difíciles que solían apagarnos.
¿Te acuerdas de cuando confundíamos el abrigo con la flecha?
Si lo trémulo espanta,
desajusta la cadencia y vuelve a los jazmines
por donde solías alejarte.

José Luis fariñas

10 comentarios:

  1. Pues, ya que no tengo PC y la vida muy complicada, les presento, para sus análisis y disfrute, este poema surrealista de Fariñas. No tengo que decirles, pienso, que a mí me encantó.
    A Uds qué les parece?
    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Lo he leido y de momento lo estoy digiriendo. Mi primera impresión es que el alto contenido de imagenes, por muy surrealista que sea, descoloca y complica la espacialidad de la lectura, el enlace de comprensión para crear mi propia historia dentro de la suya. Eso sí, no cabe duda de su gran dominio de la palabra, pero para los adentros de Fariñas porque yo me quedo fuera y mira que me gusta el surrealismo.

    (no te hagas el remolón y ponte a escribir)
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Gracias, amiga. Es que el bastante intimista —además de surrealista— y escribe como pinta y dibuja —que es de lo que vive—. Es todo un personaje, que parece sacado de una película del siglo XVIII. Fíjate, que a pesar de su dinero, vive con su madre, en la casa donde nació —que cualquier día se derrumba—, en un barrio, que en el siglo XIX era aristocrático, pero hoy es marginal. Pero, el vive en su mundo rodeado de gatos —que alimenta como si fueran príncipes, mientras él come cualquier cosa; en un país, donde hay que hacer maravillas para comer ¨como dios manda¨—.Te voy a enviar unas fotos de él y unos dibujos; para que te hagas una idea. A mí, lo que más me gusta de sus poemas, es el ritmo que alcanza.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. A esto no le llamaría yo "intimista", más bien lo llamaría "metaforista" La metáfora es importante en poesía, pero desde mi punto de vista, un poema en sí mismo es una metáfora, pero cuando la redacción del poema consiste en sumar metáforas, una detrás de otra, se hace oscuro, a veces negro. Es como cuando en pintura se juntan el cian, magenta y amarillo, que siendo colores básicos, los tres juntos, forman el negro. Es decir, siendo colores vivos y fuertes, mezclados, se hermetizan, se cierran, se oscurecen y opacan la luz. Por otra parte la abstracción es entendida como una operación mental, mediante el cual una determinada propiedad del objeto se aísla conceptualmente, para reflexionar. Cada día utilizamos la abstracción para entender, explicar, conceptualizar, en fin para todas las actividades mentales, pero cuando la abstracción se extracta, sus elementos hay que descubrirlos por descomposición de la síntesis, con lupa y con microscopio. El poema así, puede que diga algo al poeta, pero no al lector que no conoce, ni puede conocer, que podría decir el poeta y con qué intención y yo diría, que, hasta el ritmo del verso, duele o sienta mal. Se convierte en una retahila de ideas sueltas inconexas que parecieran más de un loco que de un genio.
    Tanto los dibujos, como los poemas de Fariñas, nos acercan a las alucinaciones de los esquizofrénicos o bipolares. A test de personalidad parecidos al Rochard, donde se rastrea el trasfondo mental undergraund, hermético y oscuro de la personalidad problemática, enseñando al paciente imágenes controvertidas y mancchas de tinta con informes, cuya interpretación revela la pisocología del individuo. Fariñas tiene un problema profundo de dependencia materna e introversión inadaptada, miedo a la realidad, por lo que se esconde en su arte abstracta que yo no sé interpretar, ni exponer terapia de descondicionamiento. No obstante, es verdad que, esos condicionamientos y su elevada inteligencia -que sin duda tiene- le hace parecer - o ser- un genio.

    ResponderEliminar
  5. Puedes llevar razón. La madre, también poeta —con sus premios—, es su Representante...y bien sabe espantarles las novias. Él es bien tímido y vive en su mundo, también es verdad. Pero, son muchos los críticos que elogian su obra...Todos no pueden —o deben— estar equivocados. A mí me gusta su poesía y sus pintura de geishas —porque el dibuja por series— por ej, que él me ha regalado dos —una, no acabo de enmarcarla, y, la otra la pintó sobre una cortina de baño —que está en el baño de mi habitación—. Claro, esta colección, que aparece en todas partes —que ahora no recuerdo el nombre—, y es de la que tengo copias electrónicas, no es nada fácil de asimilar, y pocas me gustan.
    No creo que sea un genio poético, menos, puedo valorar su obra pictórica. Ah, esta forma de tantas metáforas, no era la de sus primeros poemarios…le preguntaré el porqué asume este nuevo decir. Sabes, en eso de loco...aunque vive en las nubes —nadie lo negaría—, habla con mucha cordura y es extremadamente circunspecto. Pero, sabes que muchos pintores y escritores, han/ y viven en su mundo, alejados del nuestro. Por ej, el día de su cumpleaños, no hay quien lo vea, ése día siempre está deprimido: en este último me llamó tres veces a la casa, porque en dos ocasiones yo no estaba, sólo para agradecer un sms que le envió María felicitándolo en nuestro nombre…y decirme, lo de siempre, que se sentía muy mal. Bno, no pude aguantarme, siempre hablando antes de pensar, y le dije que lo que necesitaba era irse para la calle y pasar el día con la primera mujer que encontrara, que no sólo se puede vivir del arte… Bien tengo que partir urgente, mañana seguimos. Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Nada, amigos, los poetas no son muy normales —quizás, por eso yo no logro serlo—.
    Ahí está la Bego: escribiendo para desquitarse de los ¨números¨...
    El señor, ya sin pleitar el pago de seguros...hasta se convierte en ebanista; tiene una novela por terminar, pero, hoy pinta, mañana escribe una nana, y pasado...quién sabe.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso¡ ¿quién sabe?
      Yo creo que tanto tú, como Bego o yo, estamos alido de la norma, por eso podemos hacer poesía.

      Eliminar
    2. Sí, puedes lleves razón.
      Lo que tengo por seguro, es que cada día disfruto más de la poesía.

      Eliminar
  7. La realidad del hombre es la locura. "El sueño de la razón produce monstruos". La genialidad es lo desaconstumbrado. Lo diferente que no produce éxito, sino dolor.
    El mundo es una bola que contiene selvas enmarañadas, desiertos, mares, altiplanos, mesetas y sabanas y que cada humano la configura a su gusto y destino. No es más poeta el más loco, sino más loco el más poeta. Yo últimamente no duermo bien: tengo pesadillas que, cuando las siento, me levanto y huyo de la cama, sea la hora que sea.

    ResponderEliminar
  8. Dices con sabiduría, amigo. Yo no duermo bien desde los 12 años —soy dependiente de las pastillas—. También, hay días como hoy, donde no me he acostado. Pasé por la casa a ducharme y cambiarme de ropas...y aquí estoy, aún medio borracho, con un malestar que no se lo deseo a nadie. Abrazos

    ResponderEliminar