jueves, 28 de marzo de 2013

Pacotilleros irracionales



     

Renunciados de un tirón enciclopédico,
no discursan altamente, ni logran fijar la vista.
Desdeñados colusores del abismo patriarcal
constitutivo de rarezas conceptuales
y esa inestabilidad sicológica de los rufianes
insatisfechos en el vacío de las incongruencias.

Ya les conforman de sí, la abulia patética
que les complementa la facha miserable
de fantoches inducidos por lo tópico,
que les distancia de los reales posibles
remisos al ardor de la veracidad inteligente.

Integran a sus ostentaciones de pacotillas
el desarraigo de una foránea exclusión.
Cómplices o ejecutores de la anti sociabilidad
acaparadora de las turísticas miradas
que generalizan la indecencia procaz
para endilgárnosla a todos en la ínsula.

Cómo se añora el cercano pasado
en que hacíamos por el decoro
y las alegres noches
eran vernáculas y circunspectas.
¿Serán una plaga, en sumario castigo,
por nuestras irreverencias al “señor”
que no encontramos en el cielo?

pichy

4 comentarios:

  1. Amigo, tienes un gran vocabulario, pero... ¡Ozú! hay poemas que, si no tengo el diccionario al lado, no me entero ni de la mitad. No dudo de que pueda ser un buen poema, pues tu eres un magnifico poeta, sin embargo, pienso, que es distante y su locución muy enrevesada, carece de síntesis y claridad.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale, amiga, nada bueno ha de ser, cuando no lo entiendes.

      Gracias + Beso

      Eliminar
  2. Estoy casi seguro de que el desarraigo foráneo que existe hoy en el mundo con los cambios globalizadores son irreverencias al Señor...al señor Paco, al señor José, al señor Casimiro y no veo, al señor de los anillos...a todos los señores del mundo que no están de acueerdo con los cambios porque los notan perjudiciales a las acostumbradas costumbres y raigambres consuetudinarias, sobre todo, lo que respecta a las leyes y los impuestos, que derevan en benefecio de grupos de poder y no de bienestar general. Pero, ¡oh!, amigo, los tiempos cambian y los intercambio sociales que ayudados por la técnica nos parecen cosas de bárbaros como las lenguas anglosajonas o indoeuropeas, han de ser reabsorbidas y comprendidas por los nativos más antiguos -acostumbrados a sus negociones y su bicicleta de piñon fijo, cuando no a su burro con aguaderas- porque hay que aceptar la modernidad y sus conveniencias, pues ya quieras o no, se impondrán.

    Lo que, efectivamente no hay que permitir es que esto suceda por "Desdeñados colusores del abismo patriarcal" sino que se realice mediante profusiones en favor de la generalidad sin patriarcalismo que son, en el fondo, los que producen la ignorancia del alumnado, ya vetusto, rufianamente.
    ------------
    Aunque tu poema es de altura léxica, no deja de ser enmarañado por un vocabulario arcaico que, aun estando bien construido por su ritmo y conceptualidad, es engorroso de leer - a mi gusto, claro- aunque revelador de los mecanismos de adaptación al medio por los compuestos sociales que evolucionan, según unos para mal, otros para bien.

    Pero desde mi punto de vista, éste poema hace pensar, evoca y provoca y no tiene más clasificación generacional poética más que en tu propia voz, es decir, en la del poeta original que lucha contra la vulgaridad de los poetas modernos que, con dos palabras, lo han dicho todo...o cuentan cuentos chinos de lo que ya hablaremos en su apartado correspondiente.

    Abrazos tallados, en taller de maderas nobles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, con mi pico de oro! Tienes mucha razón —para no perder la costumbre—...qué manera de comer gofio...El poema quiere decir el malestar que me embarga al ver los "molestadores" —se me ocurre llamarles— de los turistas; que han perdido la vergüenza, y por ellos, deben formarse una mala imagen de los cubanos, todos aquellos que nos visitan. Es la perdida de valores de nuestro pueblo —sobre lo que ya te he comentado—. Hace abt 20 años, quienes nos visitaban, se admiraban del desprendimiento y la hospitalidad del cubano (éramos tan buenos anfitriones, que Hemingway dijo "que en Cuba ser extranjero; es una carrera —se puede decir, que hoy también; pero, por otros motivos—. Y lo escribí aquí, en la oficina; porque, al bajarme del auto, me quedo hablando con el chófer y se detiene a mi lado un coche con unos turistas españoles, que me preguntan por una dirección; les indico enseguida, y me dan las gracias...y, aparecen de la nada, dos fantoches, que se aferran a las ventanillas, no permitiendo que se marchen: "que adónde quieren ir, que les permitan abordar que ellos los llevan..." Los pobres no sabían cómo sacárselos de encima, me dio tanto...no sé si pena o furor, seguro que ambos, que los mandé al carajo, y se me engrifaron —aunque la "sangre no llegó al río", gracias al custodio del Consulado de Vzla, que queda frente a la oficina—. Dice uno: "Assere, vive tú, y deja vivir a los demás; que cada cual se defiende como pueda". Y yo: "Pues, es más decente que le pongas un revólver en la cabeza y le pidas la cartera; que estar mendigando". Ah, el señorito no se ofendió porque lo mandara al carajos (pequeña ínsula del Pacífico sur), no, lo que le ofendió fue que le llamase mendigo. Imagínate, cómo un negrón lleno de oro, puede ser un mendigo. Entonces, me riposta: "Qué...y tú con tanta chapa HK —los coches de la Cía, llevan chapa de propietario extranjero— y andas pasma'o y creyéndote cosas (para estos tipejos, el estatus social lo determinan las prendas, mientras más andariveles de oro ostentes; mejor situación económica tienes —es verdad que el gusto por las prendas, es algo enraizado en muchos pueblos, principalmente, por los pobres; y yo, no he sido ajeno a esto...y si no fuese un pasma'o, que tuve que venderlas, estaría igual que él...aunque ya me acostumbré a vivir sin ellas, y no me preocupa esa tontería—. Ja, es para reírse; pero de este incidente, tan prosaico, saco un poemita con “tan bellas frases”. Bien, me llevo los comentarios, para ver que puedo hacer; o desecharlo.
      Muchas gracias + Fuerte abrazo

      Eliminar