jueves, 5 de marzo de 2015

LA DUDA ESTABLE



Aunque no hace frío ni calor
tengo el cuerpo revenido
pues me angustian los sudores
y me alteran vientos gélidos.

Es un problema existencial
pues como las enfermedades raras
ni conozco su etiología
y no sé si es un mal.

De pronto las isobaras me dicen
que vienen rachas frías del norte
y cuando vuelvo a mirar el mapa
veo la rojez que apunta el Siroco.

¡Es que el tiempo está loco loco!   

© Luis Vargas


11 comentarios:

  1. Cuando parece que todo está paralizado, la quietud nos desequilibra, no sé si será porque la vida necesita de una lucha constante o es la falta de costumbre. Lo cierto, es que el hombre se altera y desconfia.

    (de todas formas, deberías ir a mirarte estos cambios, no vaya y sea la pitopausia, jijiji)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ser humano no responde ante los efectos del equilibrio. Es como las olas del mar que, en calma chicha, no tiene aliciente y pareciera que ha muerto.

      Eliminar
    2. Debo ser un perro verde; cuando noto todo en calma, incluso el mar (he ido mucho al mar Menor...) no me gusta ni un pelo, desconfio y estoy en tensión; sin embargo cuando la cosa está torcida, actuo para volver a encontrar esa calma que me desequilibra. Ya, estoy loca y soy libra.

      Eliminar
    3. Pues eso: tiene que haber agitación, intringulis, actividad y trabajo, y que todo esté en movimiento y desequilibrado, para que intentemos equilibrarlo, aunque nunca tengamos éxito. Y cuando volvemos a la calma nos aburrimos, por eso yo no paro de hacer barcos, por si acaso.

      Eliminar
  2. Me resulta, aunque no me gusta mucho, amigo.
    Abrazos

    (Bego, él no está conforme ni con el tiempo idílico del paraíso. Dice que le gusta el invierno, el frío, pero resulta que ahora los vientos gélidos lo alteran, el sudor le angustia, y, existiendo una temperatura agradable, ni frío ni calor, se reviene...es un caso!)

    ResponderEliminar
  3. No se trata de una realidad, sino de una ficción crítica del mucho descontento que existe en el mundo. Es una metáfora antitética entre la realidad y el deseo.
    Analizando así los temas no vamos a ninguna parte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde la primera lectura tomé el poema como una metáfora, el comentario entre paréntesis es para alegrar un poquito la senda...

      Eliminar
  4. Claro, que no. Por eso siempre voy al poema...y, depués, si se da el caso, al comentario y la jarana.
    Al menos yo, ni siquiera me detengo mucho en lo que quiere decir el autor, me conformo con lo que yo recibo.
    Reitero, que aunque no me guste mucho —sin quedarme claro el porqué, quizás sea por la 2da estrofa, que no me complace mucho, pero, no sé si el mal está en mi oído...por lo que no señalo nada—, el poema me resulta —es decir, lo encuentro logrado—.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Las metáforas son muy enriquecedoras, hasta en el habla cotidiana, pero , en mi opinón, la recepción de la metáfora, no siempre coincide con la emisión.
    En la metáfora simple, la interpretación suele ser clara, pero la metáforas como la pura, donde se omite el termino real, puede llevar a confusión, puesto que para que el emisor y el receptor de la metáfora coincidan, han de tener sentido para ambos; estar situados en las mismas coordenadas de saberes y creencias el uno del otro y si además, le añades la antítesis, la negación, la ironía..., pues es más confuso, aunque no deje de sugerir y ser una metáfora, pero la interpretación es la misma.

    Y aunque nos posicionemos del lado del cómo y no, del qué, el poema ha de trasmitir y en mi modesta opinion para ello, hay que hacerlo nuestro, configurarlo en nuestra realidad, que puede o no coincidir con la del autor; una sencilla interpretación a la que sacar el jugo, si se quiere, compartirlo y a partir de ahí, entablar el estudio del poema.




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena lección sobre la metáfora y definición de la frecuencia emocional de la línea que existe entre emisor y receptor. Pues solo cuando esa línea partiendo de un color puede transformarse en otro que devuelve el emisor, como si un rayo de luz atravesara un prisma y se hiciera versatil, es cuando hay comunicación.

      Eliminar
  6. Lo cierto es que, últimamente, aquí el que escribe, sólo soy yo y alguno de vosotros que se despista y escribe algo...jejejeje

    ResponderEliminar