lunes, 9 de marzo de 2015

A DÓNDE IR

¿Para qué marcharse?
Una colmena oscura remienda
la sábana del silencio.
Aún queda vino, y fuego
en la hoguera.

Sólo es una especulación provisional
considerar el camino importante
si el vino y la noche se agotan.
¿Para qué marcharse? ¿a dónde ir?
¿Acaso se ha erradicado el llanto
en algún lugar?

Desde el quicio de la puerta
se ve la lluvia caer.

Begoña M. Bermejo

11 comentarios:

  1. Qué bien se me da este poema, amiga. Estupendo!
    Muchos elogios!
    Has logrado decir muchísimo en unos cuantos versos. Te felicito.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amigo. (me gustó más el comentario anterior...-¿qué será ese muchísimo que he logrado decir?-)
      Besos

      Eliminar
  2. Ah! Estas aplicando técnica de interrogación. Además de contadora, resultas sicóloga. Qué bien! Necesitaría muchos párrafos para exponerte todo lo que me dice. Sólo el 1er verso, me dice que cómo están las cosas, adonde quiera que vaya será igual, ya no hay ni dónde buscar. y es verdad tangible. Irse es sólo posibilidad particular —excepción que confirma la regla—. Te pongo un ejemplo, de realidad que conozco, es bueno para un especialista ortopédico cubano irse a Barcelona —donde existe una comunidad de ortopédicos cubanos, que se ayudan los unos a los otros—, allí encontrará trabajo seguro y mucho mejor remunerado que acá; porque están bien preparados y acostumbrados a atender casos muy complejos con muy pocos recursos y seguir trabajando después de una guardia de 24 hrs etc, y lo principal, los especialistas catalanes están emigrando a otros países donde le pagan más. Y, así tienes, que hay españoles emigrando a América —sobre todo a Argentina, donde principalmente, hay plazas para ing petroquímicos— y muchos americanos se van a España con Contratos de trabajo. Otros, la mayoría, van a la aventura y el sueño y tropiezan con el muro de la realidad. Es que la crisis está en todas partes —verdad que en un lugar pero que en otro—, porque no es económica es Sistémica. Mira, el desarrollo es una bendición, pero, reduce el nro de empleos, tienes en mi sector, que antes el promedio de tripulantes para dotar un mercante mediano, rondaba los 35 hombres, y hoy, el promedio es de 21 —que llegó a ser menos, pero, ante los accidentes por fatiga, la OMI ha impuesto un mínimo, que garantice el debido descanso y la bna vida para los tripulantes— Es muy difícil que encuentres un super tanquero o super portacontenedores con más de 25 tripulantes. Entonces, este bien, que significa el avance tecnológico, trae su mal. La población mundial crece a paso preocupante y el empleo decrece…No es difícil entender y comprender que la sociedad tiene que cambiar para enfrentar este fenómeno. Pero, con el sistema actual, donde el mercado regula la vida, no hay forma de lograr que todos tengan trabajo y comida, unos viven y otros perviven luchando por existir —millones no lo logran y perecen por hambre, enfermedades curables, etc—. Los que dirigen y mantienen este ya horrible Sistema, bien lo saben, que no son tontos, pero, les preocupa e interesa mantener sus estatus, vivir el hoy, que saben que no son eternos. Y esto último, para más males, les lleva a desentenderse de la destrucción del planeta, por lo que siguen interesados en imponer el consumismo, y el obsoletismo inducido en los equipos y medios —que lo sostiene—, y con el máximo fin de aumentar la plusvalía, que al final, es lo que los hace ricos. Hoy día, según ensayos científicos, los coches se pueden construir para que duren, al menos 100 años, para ponerte un ej, pero, si un coche dura 100 años...el mercado del automóvil no tendría sus abrumadoras ganancias. El reto es crear e implementar un sistema social, que dé soluciones a estos problemas del desarrollo y el crecimiento de la población…Quién le pone el cascabel al gato? Si han logrado conformarnos la mente al egoísmo y a soñar con alcanzar el estado de bienestar de los ricos…Y ya! Que el verso tiene tres palabritas y
    me has hecho escribir todo un discurso. Qué horror!
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Sí, sigo expresando lo que me hace pensar el resto del poema...no trabajo hoy!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes, lo puedes hacer en varios días, jijiji.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  4. Magnífico poema adecuado a los tiempos que corren de globalización, donde la gente se traslada en busca de la piedra filosofal, sin éxito, porque en todas partes cuecen habas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Veo que he tocado fibra sensible. Me gusta que lo compartais conmigo.

      Eliminar
  5. El día 6 mi abuelo paterno cumplió 87 años; el hombre enviudó hace 2, y desde entonces anda algo alicaido. El sábado nos reunimos con el para celebrarlo, y en una de sus muchas historias que nos contó, estuvo hablando de la postguerra, de las peripecias que tenian que hacer, por entonces, para comer unas mondas de patatas, de como vivió el exilio de muchos familiares... y lo comparaba con ahora... Y es cuando ví que en verdad, la lucha es continua, que la oscuridad siempre nos persigue, y una vez andado lo andado, luchado, sobrevivido, llega un momento en el que lo ves diferente, que ya no vas a ir más allá, porque tu camino eres tú, y todo se acabó antes de empezar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no hace falta echar mano del abuelo, con leer la historia, ya se nota algo rarillo en el mundo.

      Eliminar
  6. Sí, así +- es la vida, amiga. Pero, la suerte no se reparte igual, otros de su generación sacaron provecho de esa época de descalabros...y entonces, piensan distinto; porque el hombre piensa como vive, no puede vivir como piensa. Las experiencia de vida te conforman. No piensas igual cuando el viento te hace navegar boyante, que cuando no hay viento, y te ves al pairo. También la edad te hace más tolerante y muchas ideas cambian. Además, todo, pero todo, es circunstancial. Somos hijos de las circunstancias, pienso, que esta es la gran verdad de la existencia y de la sociedad, incluso.
    Es una dicha tener abuelos longevos.
    Beso

    ResponderEliminar