martes, 3 de marzo de 2015

Galeón en ciernes


Galeón en Astillero...


17 comentarios:

  1. Yo creo que tiene muy buenos detalles y que no le hace falta nada más, pero eso tendrá que corroborarlo el entendido en navíos, pues para mi está muy logrado.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Éste lleva más detalles que los anteriores. A mi ver, se ta ha ido un poco la mano en la altura de la toldilla —aunque, esto fue así en muchos buques de la época, que buscaron visibilidad, y el resultado fue de buques con poca estabilidad y maniobrabilidad; pues el viento faena fuerte en la superectrutura de popa y obliga a mantener el timón calzado a una banda, restando velocidad, etc—. Por suerte has situado los cañones hacias la proa, y el peso de los mismos más el de la santabárbara, ayuda a contrarestar el efecto.
    Avante!
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, he sacado la idea de la Gran Nave Inglesa de Enrique VIII, aunque su compejidad me ha llevado a simplificarla mucho.

      Eliminar
  3. Sí, fíjate que tiene un alcázar largo, como para acomodar a reyes. Y, no es que no pueda tener una superestructura elevada, no, hoy día los portacontenedores la suelen llevar, por igual los portaaviones y otros especializados, pero la obra viva —la parte sumergida del buque— es inmensa. Lo que pasa es que en los buques a vela, a ver como te explico, la altura de la toldilla no debe sobrepasar en mucho a la del castillo de proa, para que el buque no tienda a dar la banda al viento —porque toda la estructura del buque que sobresalga del agua, es velamen para el viento, y la fuerza dinámica del viento es capaz de mover grandes pesos flotantes, en tierra solo lo apreciamos en los rascacielos, pero el buque más grande del mundo, es una cáscara para la mar y el viento, toda vez que rompa la inercia...se mueve, se desvía, etc, como si fuese una pluma—. Pero, la maqueta no está mal, y te repito, con el peso del armamento y las municiones, se equilibra en mucho. La teoría y construcción de buques no es fácil, pero, lo que queremos es una maqueta, no una nave para hacerte a la mar. Termina de armarla, que de seguro se verá muy bien.
    Avante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que tienes toda la razón y te doy las gracias por tu asesoramiento. Efectivamente El Alcazar y la toldilla está demasiado alto en relación al castillo de proa, y se me va a volcar en cuanto lo flote. Así pues lo estoy intentando arreglar en la medida que me es posible, aunque será un disimulo, no una realidad, porque sin planos es imposible imitar un galeón real. Pero el trabajo que me está dando la tal maqueta, es grande y quiero que salga lo mejor posible. Ya lo verás terminado. (Lo mejor de esta maqueta es sacar de mi la capacidad de invención y creatividad que tengo y arreglarmelas para unir maderitas para conseguir estamentos, huecos de escalera, casco, etc, porque no es de una pieza, sino que está construido con cien mil recortes de madera)

      Eliminar
  4. Claro que eso es lo mejor, amigo. También, por que no, hay que decir que tienes talento. Doy por sentado que te quedará muy bien. Hacer una réplica a escala es muy difícil y necesitarías mucho materiales. Es costumbre que al comprar un buque, el astillero te obsequie una maqueta-réplica del mismo, pero ellos tienen personal espaecialixado al respecto. Incluso, en ocasiones presentan maquetas de proyectos para atraer posibles compradores.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Claro, claro, yo tenía que haberme comprado un buque para que me dieran una maqueta-réplica y luego copiarla...y es que en realidad fui a comprarlo, pero no me quedaban monedas sueltas y desistí.
    Hacer una réplica a escala, efectivamente es muy difícil, y tendría que haber hecho un curso de maquetación, pero ¡fíjate! sin curso, sin materiales y sin planos, lo que he conseguido. Si tuviera todo eso, sería terrible, sería ¡un crack! "Dame un punto de apoyo y levantaré el mundo" que dijo Arquímedes, porque el jodio, tenía una palanca. Yo tengo una palangana para flotar mis barcos...
    Bueno, aparte de las bromas, creo que para hacer un barco hay que saber de ingieneria naval, pero para reproducirlo en miniatura, solo se necesita 3 ó 4 herramientas, imaginación, algo de madera y cola de pegar, y un pequeño plano para ver las formas fundamentales ¿no querrás que haga un cañón de hierro forjado y que dispare bolas de verdad con pólvora y todo? Está la cosa muy mal para eso. Fíjate, el otro día me quisieron atracar en la calle, poniéndome un bulto en la espalda. Lo siento no llevo nada de valor, la vida está muy mal. Le dije balbuceando y muerto de miedo. ¿y sabes que me contestó? ¡a mi me lo va Vd. a decir que le estoy apuntando por la espalda con un plátano! y así es la vida: un frenesí, una farsa, una ficción, que el mayor bien, es pequeño y que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son.
    Sigo navegando

    ResponderEliminar
  6. Mira, si tuvieses un buque, te aconsejaría que lo vendieras ya. Con esos millones puedes vivir muy bien...que los buques ganan de vez en vez, y gastan todos los días.
    Si que el mundo está de espanto.
    Claro, que te quedará bonito.
    Sabes, coleccionaba maquetas de buques...ya sólo me quedan tres suvenires, más bien, de buques. Es que tenía un velero lindísimo, que me lo hicieron para mí, en los astilleros de la Armada. Tenía 1 mt de eslora y 1,5 de puntal —bno iba montado en una base—, un día que yo no estaba en casa, dicen entró un viento muy fuerte...y sufrió muchos daños. Lo llevé a reparar...y, estando presente, vino otra ventolera y lo volvió a estropear...tenía mucho velamen y bna orza —navegaba de verdad, lo probé desde que me lo regalaron—. Así se fue poniendo feo...porque, acá es muy difícil mantener un objeto delicado sin que lo cubra un cristal o tengas un climatizador, por las ventanas entra el viento y el polvo...y se van arruinando. Nada, regalé las maquetas, que siempre sufría los ¨antojados¨.
    Si conservo sextantes, anemómetros, paralelas, un compás magnético, termómetros, cronómetros etc. La casa está llena de artículos y equipos de navegación. Tengo un cronómetro, hecho en Holanda, del 1860. También cuido con mucho esmero mi daga de honor de Comandante de Buque.
    Avante con el galeón!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya me gustaría ver todos esos artilugios aunque fuese en fotografía...¡pero mira que regalar las maquetas! en fin, eres un caso.

      Eliminar
    2. Es que nuestro clima es del carajo —para algunas cosas—. Las cosas se llenan de polvo, manchas de moscas, etc., y limpiar las maquetas no es cosa fácil, porque hay que tener mucho cuidado para no dañarlas. Tenía dos camisno, regalar la mujer o las maquetas...y erré el camino —cegados por esos arrebatos que ma dan en ocasiones—. Por eso, las maquetas de veleros, no deben hacerse con todos los detalles, salvo que la conserves en una urna de cristal, porque a la hora de limpiarla, de darle brillo a los bronces, lavar las velas, la cosa es tan difícil como hacerlas —aunq allá se ensucien menos, porq es otro clima y las ventanas no tienen que permanecer abiertas, y también, es menos el polvo—. Ya otros buques son más fáciles. Cuando desaparecieron la Empresa de Navegación Mambisa —que tenía una flota de 119 buques— yo separé algunas maquetas con sus urnas, que cada buque tenía, al menos una...pero, me demoré en llevármelas, y alguien se las llevó. De todas formas, hoy no tengo espacio para tantas.

      Eliminar
  7. Ruego más indicaciones del Capitan de Fragata. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como polizón, me parece una nave con mucho trabajo y paciencia, que te ha quedado muy bien.
      Besos

      Eliminar
    2. Lindo que te ha quedado, amigo!
      Que en aquellos tiempos sí que había que ser marino de verdad. Cuando Guardiamarina, navegué en goletas, y yates veleros...y no es fácil.
      Recuerdo la goleta Bacardí —viejísima goleta, que antes de ser adquirida por la Academia, se dedicaba al cabotaje en la región oriental de Cuba y viajes a las islas cercanas, sin nada de motorcito, la luces de navegación con faroles, las necesidades por la borda, baño con agua salada...—, porque en ella fue que aprendí de verdad lo que es navegar a vela. Los buques de ahora son verdaderos hoteles de lujo, con todo automatizado...nada que ver con los del ´70 —para no irme lejos, aunque, pudo decir con los de los ´80— Yo comencé en la Armada con un cazasubmarino del ¨40, y en la mercante con un buque del ´39, el Bahía de Nipe. Con un compás magnético y sextantes, cruzábamos el Atlántico —a unos 7 nudos ida, y 9 de retorno—...cuando recalábamos a Europa —buscábamos Finisterre o Gibraltar, según fuésemos a puertos del norte o del mediterráneo—, teníamos que empezar a identificar la costa...para ver a dónde habíamos arribado. Llevábamos más ratas que mercancías. Ya, más que navegante, hay que ser cibernético...hasta las cartas son electrónicas. Antes se definía la navegación como la ciencia y el arte de....ya perdió el arte.
      Fuerte abrazo

      Eliminar
    3. En verdad es una nave con mucho trabajo, sobre todo porque la rectifiqué según indicaciones del Capi, y ahora la toldilla y la proa están más niveladas ¿oh no, Capi?
      Pero el barco aún no está terminado, pues le faltan varias velas, el reposa barco, y darle el barniz. ¡Ah, y también estoy fundiendo hierro en forma de bolas para las balas de los cañones...los saquitos de pólvora lo haré con harina pintada de negro. Después pondré las banderas en su sitio según instrucción del Capi. Después jugaré como los niños a guerras con soldaditos de plomo y así volveré a la infancia y, si me da tiempo, escribiré los mejores poemas del mundo

      Eliminar
    4. Te quedó con bnas proporciones, amigo. Sí, con los años uno va regresando a la infancia.
      Abrazos

      Eliminar
  8. Bien completito que lo vas a dejar...
    No sé si alguna vez has pintado harina, y ni si se puede hacer, pues me parece complicado, ahora que la sal fina, con tizas, es muy fácil
    Te está quedando muy bien, buenas batallas vas a recrear

    ResponderEliminar
  9. claro que sí: se echa en un cuenco un poco de agua y se tinta de negro con un poco de acrílico. Se echa la harina y se emborriza bien hasta que se torne negra toda la harina. Luego se esparce en una tabla bien extendida hasta que se seque. Si quedan grumos se pasa por un colador fino. Y ya está. (También se puede hacer con tinta de calamar)

    ResponderEliminar