jueves, 6 de noviembre de 2014

PERÍFRASIS



El ímpetu del porvenir,
ya presente,
me desgasta con la aridez de sus roces.

El apego a los principios que humanizan
la zozobra,
por el tránsito indetenible
hacia el polvo que seré,
para que otras energías
repitan el ciclo
de las temporales presencias:
me niega.

Todo es negación,
o nada nos abarloa a lo eterno;
porque todo es preámbulo,
regresiones y nada más. 

Pichy


2 comentarios:

  1. Este poema ya se puso en poemario con el nº 53, por eso, no hay comentarios.

    ResponderEliminar