martes, 16 de junio de 2015

TAL CUAL TE LO CUENTO (vuela pluma)

Tal cual te lo cuento. 

Le miré; la cara de vergüenza
fue deshojando tonalidades verdes,
frescas. Quise reírme, cuando una aceituna,
aderezada con pimentón, se encajaba en la garganta.
Qué silencio más interpretativo floreció en esos instantes.
La ovación de la gente mutó con caras de asombro, inamovibles.
Una lágrima, hija única, abandonada y con pena, se escurrió por la mejilla.
Aún había vida. El oxígeno se adentró a los pulmones. Nacía otra oportunidad.
Casi sin fuerzas, con la cabeza gacha y sorteando las sombras de los allí presentes,
fui avanzando, como en el juego de la rayuela: escalón a escalón, hasta alcanzar la piedra.

Begoña M. Bermejo

3 comentarios:

  1. Lo he leído muchas veces, amiga. Se me da muy bien logrado, en cada lectura más. Estupendo!

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Se me corta el poema en "verdes,
    frescas" ... ¿no sería mejor poner "verdes
    y frescas"

    La escalera está bien formada y el poema me recuerda mucho a los Ultraístas o aquellos como Mallarmé que usaban mucho los espacios vacíos y la posición o espacialización de las palabras para conseguir caligramas y figuras expresivas que ayudaran a explicar el contenido de un poema.
    Es un buen intento de renovación y experimentación.

    ResponderEliminar