miércoles, 3 de junio de 2015

INTERACTIVO

INTERACTIVO

Las distancias, hoy en día, es el tiempo
que tardas en ejercer presión
sobre la tecla de enviar.

Los limites de provincia se borran,
las fronteras entre países no existen.
Todos los ríos, los mares, los océanos,
incluso los charcos, tienen puentes
elevados, subterráneos,
virtuales.

Perdona, ¿a qué hueles?


Begoña M. Bermejo

4 comentarios:

  1. Se me da muy bien logrado, amiga. De mucha originalidad y actualidad. Ese final, verdaderamente, estupendo!
    Te felicito.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Sería más correcto decir "La distancia" y no "las distancias" -la distancia entre dos cosas; la distancia entre una cosa y otras muchas es la distancia entre esa cosa y cada una de ellas; la distancia entre muchas cosas entre sí, es la distancia entre cada una y otra que queramos unir con vectores diferentes; la distancia total entre varias cosas es la suma de la distancia que hay entre cada una de ellas. ¿tu compris?

    Pero el poema está bien llevado como una metáfora de que, hoy, los aparatos tecnológicos -los mal llamados celulares o móviles, porque deberían llamarse aparatos inalambricos transportables, o teléfonos portátiles autónomos- sirven para alejar al que está cerca y acercar al que está lejos. Es decir, vivir en el sueño y no en la realidad. Yo, por eso, no tengo aparatos de ese tipo

    ResponderEliminar
  3. Cierto, he de corregir, pero mi pc esta sufriendo con tantas oleadas de calor y no me deja hacer na'. Este comentario lo hago desde el móvil, para que no quede en el olvido. Muchas gracias.
    Besos

    ResponderEliminar