domingo, 15 de febrero de 2015

FEBRERO 1947/2015

He de cuadrar las cuentas
antes de que cierren las horas,
-pues como no hay mal que por bien no se halle-
aunque el diario esté al día, en el mayor, faltan recetas,
para que nos quede claro que, en cada evento o negocio,
debe haber saldo.

Lo primero es saldar con uno mismo
lo que te dio la vida, lo que hubieras
querido que te diera, los sueños,
las ilusiones, las trampas y los divorcios;
lo segundo, lo que tú diste a cambio,
con generosidad y sin ambages
sin esperar a trueque las materias;
lo tercero escrutar bien el libro diario
para ver cuanto se anduvo
y por donde, cuales los negocios,
pérdidas y ganancias, cual los cargos
cual lo abonado.

Así verás que el saldo, hay que aceptarlo
con bravura, hay que cuadrarlo, corrigiendo
los apuntes que te llevaron a la melancolía,
al no saber por donde ibas
y querer que las cosas sean de medida exacta
cuando son, por principio, como son,
siempre aleatorias, imprevisibles y de difícil
cuadratura, aunque a veces,
parezca que el fiel de la balanza, se aquieta.

Y llegado a este punto
deberemos ir haciendo balance,
comprobar nuestro patrimonio,
los réditos, los préstamos, las deudas
y cuantas hipotecas hemos saldado.
De esta manera podremos entender
nuestra vida
y sacar a la luz, después del tiempo vivido,
si había algo oculto -por sí o por no-
con alguna contabilidad paralela.

Y en llegando a buen puerto
-con los años que va uno cumpliendo-
siendo ya tan mayor que te llaman viejo
sentirse en paz
procurando amar lo que se vive
y no vivir para que lo que se ama
-siempre ilusorio-
respetando a cada cual sus aventuras
sus desgracias, sus desvelos, sus amores
y cuantas pasiones le llevaron a la buena
o mala suerte.

La vida es breve y pasa veloz sin remisión,
como si quisiéramos limpiar un tren supersónico
que nunca para en nuestra estación,
y tarda lo que tiempo en sentirse, pero los ojos
no lo ven.

© Luis Vargas Alejo

6 comentarios:


  1. Tu pupila es azul, y si en su fondo
    como un punto de luz radia una idea,
    me parece en el cielo de la tarde
    una perdida estrella. (Becquer)

    Trazos de pintura sostienten la perspectiva
    y al maestro, la experiencia

    Preguntaréis: ¿Y dónde están las lilas?
    ¿Y la metafísica cubierta de amapolas?
    ¿Y la lluvia que a menudo golpeaba 
    sus palabras llenándolas
    de agujeros y pájaros?(Neruda)

    Perfilo las huellas hacia el ocaso
    con ilusorios fantasmas
    en los que los que lograr la perfección

    ...por eso cuando vi lo que ya había visto
    y toqué tierra y lodo, piedra y espuma mía, 
    seres que reconocen mis pasos, mi palabra, 
    plantas ensortijadas que besaban mi boca, 
    dije: "Aquí estoy", me desnudé en la luz, 
    dejé caer las manos en el mar,
    y cuando todo estaba transparente, 
    bajo la tierra, me quedé tranquilo. (Neruda)

    Pero los milagros no se le otorgan
    al delineante que subraya los limites
    sin reglas

    Es el amor. Tendré que ocultarme o que huir.
    Crecen los muros de su cárcel, como en un sueño atroz.
    La hermosa máscara ha cambiado, pero como siempre es la única.
    ¿De qué me servirán mis talismanes: el ejercicio de las letras,
    la vaga erudición, el aprendizaje de las palabras que usó el áspero Norte para cantar sus mares y sus espadas,
    la serena amistad, las galerías de la biblioteca, las cosas comunes,
    los hábitos, el joven amor de mi madre, la sombra militar de mis muertos, la noche intemporal, el sabor del sueño?(Borges)

    y tras la sacudida de la ola
    de interrogantes,
    escupo el mar de mis entrañas
    saco la sal, el ahogo
    los miedos.

    éste en quien la lisonja ha pretendido
    excusar de los años los horrores
    y venciendo del tiempo los rigores
    triunfar de la vejez y del olvido (Sor Juana Inés de la Cruz)

    Y con un guijarro de la orilla
    del rio, como si volviese a la infancia,
    dibujo diecisietes casillas a la rayuela...
    Lanzo; salió la maga.

    Atenta a lo infinito que en mi vida ya asoma,
    con la emoción en alto y la ambición sellada,
    te seguiré por siempre, callada y fugitiva,
    por entre oscuras calles, o sobre estrellas blancas. ( Julia de Burgos)

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Felicidades a ti por el poemazo que has puesto. Yo solo soy un tramitador de cuentas.

      Eliminar
  3. Me resulta muy bien logrado el poema, amigo, donde pasas revista a tu vida, con buen discurso.
    Muchas Felicidades!
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Yo no paso revista a mi vida. Hago un símil entre la contabilidad y la vida para que te lo apliques, no sólo para hacer poesía, sino para que vayas haciendo balance de tu actitud frente a la vida por ser conveniente a ti y a mi y a todos.
    Enrealidad te estoy diciendo que hoy cumplo 68 años...¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale, qué sé que estas de cumple; de ahí las felicitaciones.

      Eliminar