jueves, 9 de abril de 2015

No siempre se llega a tiempo

No vi las nubes ocultas tras los rayos
de luz; y ahí, a la vuelta de la esquina,
gotea la primavera; ya se ven algunas flores,
y la esperanza
irrumpe tupida en las dehesas.

Es momento de despedirse, la tierra 
huele a humedad, 
y no he sembrado poesía.

Begoña M. Bermejo

2 comentarios:

  1. Te sobra "de luz" Por lo demás el poema está muy bien.

    Me sorprende la lluvia tenaz
    la yerba mojada
    y las cabrillas en el puchero.

    El hogar y sus chisporros
    la sartén de las gallinejas
    y la bora de vino...fetén, fetén.

    Ayy, cómo me saluda la nube gris,
    cómo temo que abra el sol con su brasero de ascuas
    sudando entre duelos y quebrantos
    por estos pueblos serranos de Dios
    donde la poesía es Lorca
    Y Rosita la soltera vestida de negro
    camina por las sombras
    esperando como Penélope en el andén
    a que llegue su novio en el próximo tren.

    Así como yo espero
    que pasen las prímulas, los veranos,
    y llegue mi añorado otoño.




    ResponderEliminar
  2. Se me da muy bien logrado el poema, amiga. He disfrutado con su lectura.

    Beso

    ResponderEliminar