martes, 10 de junio de 2014

Me contraponen



Apegado en la institución de un rugido bronco
se desfasa de la multitud y cae.
¿Será por ese desgajo
que los astutos disponen a su alrededor?

Les pido clemencia para el caído
y los encaros me detienen
donde las palabras hacen los desencuentros,
donde florecen las conveniencias
desdibujando entre las sombras
el fuego de la raíces.

Pichy

6 comentarios:

  1. Un poema que me trasmite temores humanos.
    El segundo "donde" de la segunda estrofa quizá lo cambiaria por una "y", aunque no estoy muy segura.
    Me ha gustado, amigo.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, amiga. Celebro que te guste y noto obs.

    Beso

    ResponderEliminar
  3. Como ya he visto que este poema ha sido premiado en PsP ¿qué puedo yo decir de él?

    ResponderEliminar
  4. Hombre! Qué a veces pareces un crío, señor!
    Este poema fue presentado aquí, antes que allí. Bego lo comentó; tú andabas con tus seborucos en la vesícula...entonces, a falta de otro lo presenté en PSP —que si te fijas, presento sólo uno al mes—.
    Así, que tenga UD la bondad de hacerle su beneficio al poemita.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Soy un crío mal criao
    d'esos que andan por la rue
    con chambergo y bastón
    acicalao
    con aromas de rosas
    poeta fracasao
    que no tengo
    explicaciones
    pora la parvedad
    del material de mi obra
    porque ahora vivo rajao.

    Chulapo de nacimiento
    ¡que Madrid no es lo que era,
    ni Grana es lo que fue:
    el mundo es una porquería, ya lo sé
    ¡sí señor!
    Que el mundo fue y será
    una porquería, ya lo sé.
    En el quinientos seis
    y en el dos mil, también.
    Que siempre ha habido chorros,
    maquiavelos y estafaos,
    contentos y amargaos,
    barones y dublés.
    Pero que el siglo veinte
    es un despliegue
    de maldá insolente,
    ya no hay quien lo niegue.
    Vivimos revolcaos en un merengue
    y en el mismo lodo
    todos manoseados.
    Hoy resulta que es lo mismo
    ser derecho que traidor,
    ignorante, sabio o chorro,
    generoso o estafador...
    ¡Todo es igual!
    ¡Nada es mejor!
    Lo mismo un burro
    que un gran profesor.
    No hay aplazaos ni escalafón,
    los ignorantes nos han igualao.
    Si uno vive en la impostura
    y otro roba en su ambición,
    da lo mismo que sea cura,
    colchonero, Rey de Bastos,
    caradura o polizón.
    ¡Qué falta de respeto,
    qué atropello a la razón!
    Cualquiera es un señor,
    cualquiera es un ladrón...
    Mezclao con Stravisky
    va Don Bosco y La Mignon,
    Don Chicho y Napoleón,
    Carnera y San Martín...
    Igual que en la vidriera
    irrespetuosa
    de los cambalaches
    se ha mezclao la vida,
    y herida por un sable sin remache
    ves llorar la Biblia
    junto a un calefón.
    Siglo veinte, cambalache
    problemático y febril...
    El que no llora no mama
    y el que no afana es un gil.
    ¡Dale, nomás...!
    ¡Dale, que va...!
    ¡Que allá en el Horno
    nos vamo’a encontrar...!
    No pienses más; sentate a un lao,
    que ha nadie importa si naciste honrao...
    Es lo mismo el que labura
    noche y día como un buey,
    que el que vive de los otros,
    que el que mata, que el que cura,
    o está fuera de la ley...



    ResponderEliminar
  6. Güeno que te ha quedao

    Abrasos

    Pd.- Sí, con ese...

    ResponderEliminar