viernes, 11 de octubre de 2013

Un once de octubre
en la ciudad de Madrid
aconteció un año de estos
el nacimiento de una poetisa
envuelta en pañales de poemas
y gasas de versos color esmeralda
que fue creciendo de estrofa en estrofa
hasta llegar al día de hoy, en el que un poeta
perdido, la felicita de todo corazón, en este once
de octubre del año dos mil trece, ofreciéndole una escala
de gran amistad.

© Luis Vargas

2 comentarios:

  1. Vale, que te hayas acordado con esta escalerita de versos (que para tu cumpleaños no alcanzaría). Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, por este detalle, hecho poema, tan bonito. Vuestra amistad el mejor regalo. Un besazo.

    ResponderEliminar