lunes, 7 de octubre de 2013

LO QUE HAY, HAY

Abajo guardo el tiempo
entre secretos del polvo,
la biblioteca, ensoñaciones
fantasmas, ancestros
de mi infancia.

En el centro vive el presente
a su libre albedrío,
un silencio que remonta
el ruido de pasos viudos
que producen los espíritus callados,
escondidos detrás de la tele.

Arriba está lo procreado
como animoso porvenir futurible
cuya juventud se aleja
en la continuidad del mar.

Y en la azotea
un extremo de seda azul
que arroja escalas
a mis ansias de lucidez.

Jaguar felino que salta al viento
de abanicos,
como eufemismos de metáforas
que aúnan la engañosa realidad.

© Luis Vargas

(algún profesor inteligente me preguntaría ¿y que quiere decir con esto?:
no tiene lógica. Y es verdad: ¿que lógica puede tener lo que siente y sufre
el subconscientes que emite palabras sin sentido en verso?
¿o tal vez tenga para un por qué par alguien o par mi solo?




2 comentarios:

  1. Me resulta un buen poema, amigo. Tiene buen ritmo y dice bien.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. A mi me parece estupendo. Dice lo que tiene que decir, es poesía. Yo veo tanto en tan poco, que incluso los pequeños detalles tienen interpretación.
    ¿quién dice que tu subconsciente no pueda vivir en una casa de cuatro plantas, convertido en un lindo gatito?
    besos

    ResponderEliminar