sábado, 9 de agosto de 2014

SONETO MAL PARIDO

No me presta el corazón más esperanza
que los versos que te tengo prometidos,
pues fueron tantos, los miedos que he vivido,
que creo haber nacido en una chanza.

Y cuento los rincones y paseos, sometido
a las horas mediocres más inquietas,
resistiendo responsable a las arquetas
de aquellos pasadizos sucumbidos.

Yo nunca descubrí cual fue la puerta
y en poemas deshice los calvarios
huyendo de mi mismo y a la fuerza

de los sentimientos en vaivenes varios
que acuñé en la soledad de lo futuro
viviendo un presente en sueños legendarios.

6 comentarios:

  1. Bien se me da el poema, amigo. Aunque, asumes el soneto cual lo asumió Pablo Neruda: a tu real gana —posibilidades de que gozan los geniales—. Que el soneto no debe dejar verso libre —claro, me refiero a la forma clásica, porque, bien sé, que en la luvariana, es lícito—. Na´que de to´forma suena bien!

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Esto está frío, frío...con el calor que hace por acá!

    Dios los bendiga!

    ResponderEliminar
  3. Por aquí también hace mucho calor...pero eso no impide que hagamos poesía si nos es necesario y tenemos fuerza para ello. Si esto está frío, no es más que un reflejo de nuestro interior.

    ResponderEliminar
  4. Pues, a calentar el interior! No es cosa de echarse a morir, hombre.
    Y ándele, tan pronto pueda, a ponerse al día; que le queda mucho por analizar.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Menos mal, que en ese quirofano la ironía no la han tocado.
    Besos

    ResponderEliminar